Robert Hall (izquierda) y John Ridsdel, rehenes canadienses asesinados por Abu Sayyaf (Fuente: National Post/VNA)
 

Manila (VNA) – El presidente de Filipinas, Benigno Aquino, reveló la posibilidad de rescatar al canadiense de origen noruego Kjartan Sekkingstad y a otros rehenes, secuestrados por los insurgentes islámicos de Abu Sayyaf en una isla remota en el Sur del país. 

La declaración fue pronunciada este miércoles 15, dos días después del asesinato de la segunda víctima canadiense. 

Aquino también partió ayer a la isla Jolo, base de Abu Sayyaf y considerada como el lugar donde permanecen cautivos los rehenes, para reunirse con las unidades encargadas de la persecución de los insurgentes en las áreas selváticas. 

El mandatario dijo a la prensa que ese viaje le dará un panorama más claro sobre lo sucedido, así como sugerencias para realizar con éxito la liberación de los rehenes restantes. 

También entregó su disculpa al primer ministro de Canadá, Justin Trudeau, por la muerte de dos ciudadanos de ese país. 

Este lunes Abu Sayyaf asesinó a Robert Hall al no recibir el rescate de seis millones 500 mil dólares. El 25 de abril pasado, John Risdell fue ejecutado por similar razón. Estos dos canadienses, junto con Sekkingstad y la filipina Marites Flor, fueron secuestrados el 21 de septiembre de 2015 en un complejo turístico en la isla Davao, en el Sur. 

Formada a inicios de los años 90, la organización Abu Sayyaf está integrada por unos 400 extremistas islámicos, que opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros por dinero, ataques con bombas y asesinato de rehenes. 

El grupo fue culpabilizado por los peores atentados terroristas en Filipinas, entre ellos el ataque con bombas en un ferry en la bahía de Manila en 2004, que cobró la vida de un centenar de personas. 

Las cabecillas de Abu Sayyaf proclamaron vínculos con el autodenominado Estado Islámico, pero expertos observan que este grupo realizan los secuestros de chantaje, en lugar de pretender establecer un “estado islámico”. – VNA