Manila (VNA)- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, pidió al Congreso que asignara fondos para reclutar a 20 mil nuevos soldados para combatir las crecientes amenazas de militantes de grupos extremistas afines al autodenominado Estado Islámico (EI) en el sur del país.
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: AFP/VNA)

El líder del grupo mayoritario del Senado, Vicente Sotto, reveló ayer que Duterte quiere asegurarse de que en su mandato, será capaz de resolver el problema de la paz y el orden.

Otros tres senadores informaron que el presidente está preocupad por la escala de las amenazas a la seguridad y solicitó al Congreso que financie su plan para mejorar el equipo militar y las capacidades de inteligencia.

"Estamos dispuestos a ayudar", afirmó el senador Pánfilo Lacson, quien agregó que el mandatario también pidió reclutar 10 mil personas más para la fuerza policial.

El 1 de agosto, Duterte convocó una reunión urgente con un grupo de senadores para compartir con ellos los últimos informes de inteligencia sobre los planes de extremistas musulmanes de atacar tres ciudades en la isla meridional de Mindanao.

El enfrentamiento entre el ejército y los insurrectos en Marawi estalló a finales de mayo pasado luego de la detección por parte de las fuerzas de seguridad pública de la casa de refugio de Isnilon Hapilon, el líder del grupo terrorista Abu Sayyaf en la urbe.

Duterte colocó a toda la región de Mindanao bajo la ley marcial durante 60 días desde el 23 de mayo, tras la ocupación de la ciudad de Marawi por parte de extremistas armados.

Recientemente, la ley marcial fue extendida hasta el final de este año para facilitar a las fuerzas de seguridad abatir a los terroristas.

Hasta la fecha, el número de personas muertas durante los enfrentamientos ascendió a más de 550, mientras otros 200 mil residentes locales fueron obligados a abandonar sus hogares. – VNA