Bangkok (VNA) - El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-ocha, ordenó incrementar la seguridad en las provincias sureñas, donde los musulmanes ocupan la mayoría de la población, debido al reciente brote de violencia en el área. 

El primer ministro de Tailandia, Prayuth Chan-ocha (Fuente: VNA)

De acuerdo con el portavoz del gobierno, Sansern Kaewkumnerd, la decisión fue adoptada después de que hombres armados realizaron tres ataques consecutivos el domingo último en el sur del país para conmemorar el aniversario 56 del movimiento insurgente Barian Revolusi Nasional (BRN), en los que resultaron lesionados siete policías y guardafronteras. 

El 9 pasado, dos soldados murieron cuando su vehículo de seguridad estalló al pasar junto a una bomba que fue detonada a distancia, después de que la policía encontró un hombre musulmán que había sido muerto a tiros en su coche en el distrito Sri Sakhon, provincia de Narathiwat. 

La semana pasada, cuatro personas fueron asesinadas en similares incidentes. 

La violencia se incrementó en el sur del país ya que varios grupos separatistas intentan formar un estado musulmán. Se llevaron a cabo diversas acciones en contra del ejército del gobierno en la última década, particularmente en las provincias de Yaly, Pattani, Naratkhivat y Songkhla, con saldo de más de seis mil personas muertas. 

Desde finales de 2014, el gobierno se comprometió a acelerar las negociaciones de paz con los grupos insurrectos en el sur mediante la intermediación de Malasia, pero no se ha visto ningún progreso hasta ahora. – VNA