Hanoi, (VNA) – Miles de pacientes con cáncer en Vietnam recibirán tratamiento cada año gracias a un centro de ciencia y tecnología nucleares (CNEST), que forma parte de un proyecto de cooperación entre el país indochino y la corporación estatal de energía nuclear de Rusia (ROSATOM).

Durante la visita efectuada en junio pasado por el presidente Tran Dai Quang a Rusia, el Ministerio de Ciencia y Tecnología de Vietnam y ROSATOM firmaron un memorando de entendimiento al respecto, con miras a profundizar la cooperación en el marco de este proyecto. 

Con anterioridad, las dos partes suscribieron en 2011 un convenio intergubernamental sobre la instalación de esa obra y rubricaron un acuerdo marco al respecto en 2014.

La infraestructura estará dotada de un reactor basado en un diseño ruso, un acelerador multifuncional de ciclotrón, un laboratorio de investigación y desarrollo, un complejo técnico y un sistema garantizador de la seguridad de la operación.

Según lo planeado, la vida del reactor se extenderá por al menos 50 años, y gracias a la modernización periódica, podrá aumentarse después de su primer medio siglo. También se prevé ampliar el centro con nuevos laboratorios.

La obra generará isótopos, que son utilizados extensivamente en el diagnóstico y el tratamiento de diferentes tipos de cáncer y enfermedades cardiovasculares y endocrinológicas. En este sentido, se espera que el futuro centro amplíe el acceso de los vietnamitas a la atención médica de alta tecnología.

Según estimaciones, el centro podrá generar isótopos para la curación de 10 mil pacientes con cáncer de diferentes tipos, enfermedades cardiovasculares y otros peligrosos problemas de salud, mediante la radioterapia.

Además, proveerá isótopos a los establecimientos de salud dotados del sistema PET o SPECT, capaz de diagnosticar cada año 15 mil casos.

El CNEST también servirá a los sectores de agricultura, industria y la formación de científicos.

Todos los sistemas y dispositivos del CNEST deberán cumplir con los estándares más estrictos de la seguridad nuclear y radioactiva. Similares instalaciones han sido construidas en otros países durante años, y han confirmado su absoluta seguridad.

Los expertos afirmaron que el reactor estará protegido por una serie de capas físicas, con el fin de prevenir la fuga de deshechos de ionización, materiales nucleares y sustancia radioactivas. ROSATOM también aseguró que la operación no provocará efecto ninguno en la atmósfera y el entorno terrestre.

Especialmente, el reactor y otros importantes complejos nucleares serán dotados de parámetros y alarmas contra la fuga de sustancias radioactivas. – VNA