Foto de ilustración (Fuente: internet)
Ciudad Ho Chi Minh (VNA) – El Tratado de Libre Comercio (TLC) entre Vietnam y la Unión Europea (UE), en vigor a partir del próximo año, cuenta con enormes potencialidades, pero también trae desafíos para las empresas vietnamitas que operan en la industria textil.

Con ventaja como el primer país en la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) en firmar el TLC con el bloque comunitario, Vietnam será un mercado ¨de oro¨ para atraer inversiones en este sector, especialmente en la producción de materias primas para satisfacer las normativas en cuanto a la tasa de contenidos domésticos en productos y el origen de mercancías una vez que se apliquen las preferencias arancelarias, dijo Pham Xuan Hong, presidente de la Asociación del rubro de Ciudad Ho Chi Minh.
 
Además, el tratado requiere el origen de la tela, lo que ayudará a las compañías vietnamitas a aprovechar más oportunidades en comparación con la norma del origen de la fibra de los otros acuerdos de libre comercio, opinó.

Sin embargo, las empresas textiles vietnamitas enfrentarán una competencia más intensa debido a las barreras técnicas impuestas por los países importadores.

De acuerdo con los expertos, las agencias concernientes deben construir un código de estándares de calidad de los productos textiles en concordancia con las normas internacionales.

Por su parte, las empresas nacionales necesitan cumplir estrictamente las demandas de calidad y de técnicas, además de reducir el costo por los servicios intermediarios y aumentar la productividad.

Los especialistas en el sector también sugieren implementar la estrategia del océano azul, la cual busca dejar a un lado la competencia entre las empresas y ampliar el mercado a través de la innovación.

Se prevé que la industria textil de Vietnam crezca del siete al ocho por ciento este año, con un valor de exportaciones de alrededor de 30 mil millones de dólares. –VNA
VNA-ECO