Hanoi (VNA)- Los jóvenes de la minoría étnica de H'mong, en la provincia norteña de Ha Giang, tienen la tradición de organizar una feria primaveral en la cual los varones muestran los sentimientos de amor hacia sus pretendidas parejas dándoles suaves palmaditas en el trasero.

El varón muestra los sentimientos de amor dándole a la chica suaves palmaditas en el trasero (Fuente: dulichhagiang.org)
Si ella lo acepta hará lo mismo con él (Fuente: dulichhagiang.org)

Desde horas tempranas del día durante la feria, los jóvenes vestidos con sus mejores trajes de gala muy coloridos, procedentes de todos los rincones de las montañas, vienen al valle del centro de sus aldeas, sin cita previa.

Allí participan en juegos folcróricos, intercambian sus canciones de amor y comparten su danza tradicional Xoe, preservando la identidad cultural de los H' mong.

Bajo el sol primaveral y entre las flores de melocotoneros, chicos y chicas H'mong participan en las actividades del grupo enviando sus "signos de seducción". Una vez ebrios de amor, los tortolitos se encuentran en un lugar más íntimo. Para expresar sus sentimientos, el varón propina unas suaves palmadas en el trasero de la chica y si ella lo acepta hará lo mismo con él. Así eligen los jóvenes de H' mong a su cónyuge.

También esta es una oportunidad para que los jóvenes confiesen sus sentimientos ocultos, en presencia de amigos y su séquito. Y, según la tradición, la pareja debe dar nueve palmaditas- ni más ni menos- para que sus sentimientos sean reconocidos oficialmente. Así, junto con la observancia de los otros ritos tradicionales de los H' mong, los muchachos podrán unirse bajo un mismo techo.

En esta feria tan especial de los H' mong, los amantes tomados de las manos disfrutan sus dulces momentos tanto tiempo como sea posible. Entre las flores de la primavera, los jóvenes continúan conservando su tradición de tocarse las nalgas, como símbolo supremo- e inequívoco- de amor.-VNA