Manila, 28 may (VNA)- El gobierno filipino anunció la suspensión de su participación en la quinta ronda de negociaciones de paz con el Frente Democrático Nacional (NDFP), prevista para finales de este mes en Países Bajos.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: AFP/VNA)


De acuerdo con el asesor para la paz del presidente filipino, Jesus Dureza, representantes del gabinete no participarán en esos diálogos hasta que exista un entorno propicio y legal para esas citas.

Tras referirse a los atentados del Nuevo Ejército Popular (NPA, por sus siglas en inglés), brazo armado del NDFP, así como sus planes de intensificar los ataques ante la aplicación de la ley marcial en isla de Mindanao, al sur de Filipinas, Dureza afirmó que el proceso de encaminarse a la paz será un largo camino.

Las fuerzas de seguridad pública del país sudesteasiático intensifican la operación ofensiva en la ciudad de Marawi ante la situación de que el enfrentamiento entre el ejército y el grupo insurgente pasó al quinto día.

Según las autoridades nacionales, el enfrentamiento entre el ejército y los insurrectos en Marawi se estalló el miércoles pasado luego de la detección por parte de las fuerzas de seguridad pública de la casa de refugio de Isnilon Hapilon, el líder del grupo terrorista Abu Sayyaf en la urbe.

Con anterioridad, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial de 60 días en de Mindanao, tras varios enfrentamientos en Marawi entre el Ejército y el grupo Abu Sayyaf, que juró lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI) y de acuerdo con el jefe de Estado,  la ley podría prolongarse por un año.

 Formado a inicios de los años 90 del siglo pasado, Abu Sayyaf está integrado actualmente por unos 400 extremistas islámicos y opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros, ataques con bombas y asesinatos de rehenes.

El Gobierno filipino y el NDFP firmaron un acuerdo de cese de fuego bilateral en la cuarta ronda de negociaciones, reiniciadas por el presidente Rodrigo Duterte después de su asunción al cargo en junio de 2016.

Sin embargo, el gobierno atribuyó luego al NPA el atentado a una compañía de producción alimentaria y el asalto al personal de seguridad pública en Mindanao el 29 del mes pasado.- VNA

VNA- INTER