Bangkok (VNA) – El Ministerio de Trabajo de Tailandia informó que sancionará estrictamente a todas las actividades de intermediario de empleo ilegal y advirtió que las empresas clientes de este servicio podrían enfrentar cargos de tráfico humano.

Foto de ilustración. (VNA)

La introducción de trabajadores ilegales en el país será castigada con penas de tres a 10 años de prisión, y una multa de hasta 30 mil dólares.

El anuncio tiene como objetivo prevenir las crecientes actividades de tráfico humano en un contexto donde miles de trabajadores inmigrantes ilegales salieron del país tras la promulgación de la estricta ley sobre obreros extranjeros.

Según la nueva legislación, los trabajadores ilegales deberán pagar una multa o serán sometidos a penas de prisión de seis meses, en tanto los empleadores que les contratan también serán multados. –VNA