Bangkok (VNA) – Un número indefinido de personajes políticas en el Sur de Tailandia, entre ellos “Camisetas Rojas” opositores al gobierno, fueron arrestados al servicio de la investigación sobre los consecutivos atentados con bomba que causaron cuatro muertes en esa región. 

Seguridad ha sido fortalecida en Tailandia después de atentados (Fuente: VNA)

Medios de comunicaciones locales informaron hoy que esas personas fueron detenidas ayer para interrogaciones y podrán ser traslados a prisiones militares en Bangkok, para la investigación posterior. 

El mismo día, la policía inspeccionó el domicilio de Prapas Rojanapitak, exlíder de las fuerzas insurgentes y actual miembro de “Camisetas Rojas” en la provincia Trang, quien rechazó todas las acusaciones relacionadas con las explosiones. 

Anteriormente, el Partido Pheu Thai, brazo políticas de “Camisetas Rojas”, también negó todas las acusaciones. 

Por su parte, la policía tailandesa declaró hoy que ya sabe “quién está por detrás” de los ataques y reveló que arrestará a un hombre. 

El vocero adjunto de las fuerzas policiacas, Piyapan Pingmuang, reafirmó que esos acontecimientos son actividades destructivas a nivel local, no de terrorismo, y que “el terrorismo no existe en Tailandia”. 

La policía también aseguró que los asaltos son vinculados y fueron realizados consecutivamente por un grupo en diferentes áreas, a orden de un individuo. 

Dos sospechosos fueron detenidos en el complejo turístico Hua Hin, mientras la policía obtuvo la orden de arresto a un sujeto vinculado con el atentado en un supermercado en la provincia Nakhon Si Thammarat. 

Los medios de comunicación dijeron que la policía tailandesa llamó la ayuda de Malasia a la investigación. 

Fuentes policiacas citadas por la prensa revelaron que Tailandia pidió a Malasia proveer información sobre la cuenta de teléfono móvil utilizada para activar la explosión en Phuket. 

Ese celular no fue destruido completamente después del atentado y la policía tailandesa identificó su número de serie, que procede de Malasia. 

Al menos 11 explosiones de bombas, ocurrieron en cinco provincias sureñas los días 11 y 12 pasados, con saldo de cuatro muertos y decenas de heridos, incluidos extranjeros. 

Los atentados tuvieron lugar la víspera en ocasión del aniversario 84 del natalicio de la reina Sirikit y justo antes del primer aniversario del bombardeo en un santuario que mató a 20 muertos en Bangkok. – VNA