Bangkok (VNA)- Las autoridades tailandesas han reforzado las medidas de seguridad ante la amenaza de ataques terroristas en ocasión del segundo aniversario de la explosión de bomba en el santuario de Erawan en Bangkok.

El ejército y la policía recibieron órdenes de vigilar de cerca cualquier movimiento de las fuerzas extremistas, en particular la red uigur, debido a la teoría de que los uigures estaban involucrados en el atentado con bomba acontecido el 17 de agosto de 2015 como parte de una venganza por la decisión gubernamental de arrestar y deportar a cientos de personas de esa etnia minoritaria.

Se ha reforzado el trabajo de supervisión y monitoreo en las puertas fronterizas para evitar que extremistas, en particular miembros del autodenominado Estado Islámico (EI), ingresen al país.

Los rebeldes en el sur de Tailandia también son objeto de vigilancia.

Numerosos atentados con explosivos han ocurrido en Tailandia desde agosto de 2015, incluyendo la explosión en el santuario de Erawan, que segó la vida de 20 personas, y una serie de ataques en agosto de 2016 en destinos turísticos en siete provincias sureñas del país.

Otros tres han sido reportados en Bangkok durante los últimos dos meses.-VNA