La “vía de farolillos más larga de Vietnam”, creada en el parque Asia Park en la ciudad central de Da Nang, promete brindar al público una celebración más suntuosa que nunca en la venidera Fiesta del Medio Otoño.

El camino de más de 1,1 kilómetro de largo, decorado con unos tres mil faroles multicolores, es una combinación de cuatro culturas orientales: Vietnam, Japón, Indonesia y Singapur.

El área vietnamita (Fuente: Asia Park)

El área vietnamita, situada en el centro, tiene una bóveda gigante compuesta de centenares de farolillos de papel y bambú, embellecida con juguetes tradicionales típicos de este festejo infantil como lámparas en forma de estrella, linternas a sombreros móviles o banco de carpas que cruzan la puerta en las leyendas folclóricas para transformarse en dragones (símbolo del éxito en el estudio y la vida).

El área vietnamita (Fuente: Asia Park)

Especialmente, presentarán figuras de famosos animales y personajes internacionales de dibujos animados.

El segmento japonés, construido con la arquitectura peculiar, tiene centenares de “Chouchin”, farolillos tradicionales de los nipones con seis caras.

El área japonesa (Fuente: Asia Park)

La cultura indonesia brinda faroles con figuras de animales o motivos decorativos en blanco y negro típicos, mientras el rojo predomina el área singapurense.

El área indonesia (Fuente: Asia Park)
El área singapurense (Fuente: Asia Park)
Un conejo en Asia Park (Fuente: Asia Park)
Doraemon y sus amigos (Fuente: Asia Park)
Un dinosaurio (Fuente: Asia Park)

La Fiesta de Medio Otoño, o el Festival de la Luna, es una actividad tradicional de numerosas culturas orientales dedicada a la infancia. Ocurre el día 15 del mes lunar octavo y este año corresponde al 27 de septiembre.

La fiesta es ocasión para que los miembros de la familia se reúnan, los niños se marchen con juguetes por las calles, donde hay actuaciones de Mua Rong (danzas de dragón) y Mua Lan (danzas de león).

En el festejo, la gente come Banh Deo (pastel de dulce pasta de arroz glutinoso) y Banh Nuong (pastel al horno), tomando té, contemplando la luna y orando por la salud y felicidad de los infantes. – VNA