El vicepremier y ministro de Relaciones Exteriores Pham Binh Minh (Fuente: VNA)

El vicepremier y ministro de Relaciones Exteriores de Vietnam, Pham Binh Minh, concretizó los logros y lecciones de la diplomacia nacional a 70 años de su fundación y sus orientaciones en la etapa de integración.

Después del triunfo de la Revolución de Agosto de 1945, el gobierno revolucionario provisional determinó cuatro pilares en la reconstrucción nacional, y la reforma diplomática fue clasificada con mayor prioridad, seguida por la económica, militar y educacional, puntualizó durante una entrevista con la Agencia vietnamita de Noticias (VNA).

El 28 de agosto marcó la fundación de la diplomacia vietnamita, y su primera misión, bajo el liderazgo directo del Presidente Ho Chi Minh – entonces ministro de Relaciones Exteriores, fue las negociaciones del Tratado de paz del 6 de marzo de 1946, recordó.

La firma de ese acuerdo contribuyó a alargar el periodo pacífico en Vietnam al servicio de los preparativos antes del regreso de los inversores franceses, subrayó.

Posteriormente, la diplomacia ayudó a poner fin a la resistencia que duró nueve años del pueblo vietnamita contra el colonialismo galo, con el éxito en la mesa de negociaciones del Acuerdo de Ginebra en 1954.

En la Conferencia de París de 1973, los diplomáticos vietnamitas concluyeron los diálogos que terminaron la guerra de Estados Unidos en el país indochino.

A lo largo de 30 años de Doi Moi (Renovación), la diplomacia contribuyó al mantenimiento de un entorno pacífico y estable mediante la creación, desarrollo y ampliación de las relaciones externas, anotó.

Gracias a los esfuerzos del sector, la posición del país en la arena internacional resulta cada vez más elevada. La comunidad mundial valoró altamente no sólo los éxitos socioeconómicos de Vietnam sino también los logros en el cumplimiento de los compromisos universales, entre ellos los objetivos de desarrollo del milenio, ratificó.

En el proceso de integración global, Vietnam participó en la solución de sus propios asuntos y otros de interés mundial.

El país fue un miembro no permanente del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas (periodo 2008 – 2009) y se adhiere al Consejo de Derechos Humanos del mandato 2014 – 2016, precisó.

Además, Vietnam, como integrante de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), aportó a la elaboración de la Carta Magna del bloque, así como a la materialización de los compromisos y metas trazadas por la agrupación, añadió.

A 70 años de desarrollo, la mayor lección que aprendió la diplomacia nacional es la importancia de construir una política independiente capaz de garantizar que el país mantenga sólidos los nexos con otras naciones y resuelve los asuntos relacionados con los vínculos exteriores, especificó.

Otras lecciones son conceder la mayor prioridad en los intereses del pueblo y movilizar el apoyo internacional a favor de la posición de Hanoi, particularmente en la cuestión de salvaguardar la soberanía nacional, declaró.

En el contexto de que el país vigoriza la integración global, la diplomacia debe desempeñar la vanguardia, determinó.

Vietnam no sólo participará en las actividades conjuntas sino también diseñará, con otras naciones, las normas globales, pues sola su propia voz en las labores de planificación podrá garantizarle los intereses legítimos y una integración activa y dinámica, afianzó. – VNA