El viceprimer ministro vietnamita Hoang Trung Hai exigió a las autoridades competentes y distribuidores a impulsar la producción y comercialización de la biogasolina E5 para cumplir la meta de generalizar el uso de este combustible independiente de energías fósiles.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

El hidrocarburo biológico es producido a partir de la biomasa, por eso es amigable al medioambiente y totalmente renovable. Esta fuente alternativa genera menor cantidad de emisiones que la gasolina tradicional, por eso ayuda a reducir los gases de efecto invernadero.

Con anterioridad, el gobierno promulgó en noviembre de 2012 una Decisión fijando el 1 de diciembre próximo como fecha inicial para el uso obligatorio de la E5 al alcance nacional.

Concretizando la ruta para el cumplimiento de este documento, el jefe de gabinete divulgó en agosto pasado la instrucción oficial según la cual para fines de este año al menos la mitad de las gasolineras en Hanoi, Hai Phong (Norte), Da Nang, Quang Ngai, Quang Nam (Centro), Ciudad Ho Chi Minh, Can Tho y Ba Ria – Vung Tau (Sur) deberán vender el combustible biológico.

Queda sólo un mes y medio para alcanzar esta meta, y son necesarias medidas más drásticas y políticas apropiadas, dijo Trung Hai durante la reunión ayer con representantes de los organismos pertinentes, empresas distribuidoras y administradores locales

También enfatizó el significado de la política en la protección ambiental, garantía enérgica y mejoría de vida de agricultores, y sugirió mayor atención a la concienciación pública sobre la necesidad de cambiar el hábito de utilizar los combustibles.

El vicepremier comisionó al Ministerio de Industria y Comercio la solución de las dificultades en materia de precio y gastos de producción, así como el abastecimiento de la biogasolina para el mercado menorista.

De hecho, el mayor desafío es garantizar el suministro del combustible, pues en la actualidad enfrentan dificultades las dos principales plantas de etanol utilizado para la producción.

Mientras tanto, altos gastos de fabricación aumentan el precio del producto, lo que reducen su atracción a los distribuidores y consumidores. – VNA