Representantes diplomáticos de Tailandia y autoridades de la provincia survietnamita de Kien Giang dialogaron sobre las actividades pesqueras en las zonas marítimas limítrofes o en las áreas que hay superposiciones entre las dos naciones.

Participaron en el encuentro efectuado ayer en Kien Giang el vicepresidente del Comité Popular provincial Mai Anh Nhin, el subjefe del Departamento de Asuntos de Asia Oriental del Ministerio tailandés de Relaciones Exteriores Tanee Sangrat y la cónsul general en Ciudad Ho Chi Minh, Panpimon Suwannaphongse.

El anfitrión declaró que la provincia estableció un grupo intersectorial encargado de la recepción de informaciones sobre barcos y pescadores locales detenidos y sancionados por otras naciones.

El gobierno provincial prohíbe cualquier explotación en zonas marítimas de otros territorios sin acuerdo ratificado por Vietnam y el país que se trate, y el primer ministro Nguyen Tan Dung promulgó en 2010 un instrucción para minimizar el número de medios y ciudadanos nacionales arrestados por partes extranjeras, señaló.

Subrayó que las autoridades tailandesas, al detectar actos violatorios en su territorio, deben informar a la administración de Kien Giang para alcanzar óptimas soluciones, que concuerdan con las leyes de ambas naciones y los tratados bilaterales.

Propuso que el gobierno de Tailandia castigue estrictamente los responsables de actos violentos contra pescadores vietnamitas el 11 pasado – que provocaron la muerte de una persona e hirió a otras dos –, indemnice las pérdidas y evite similares sucesos en el futuro.

En respuesta, Tanee Sangrat declaró que la legislación tailandesa no permite el uso de la fuerza en la solución de disputas y violaciones en el mar.

El primer ministro Prayuth Chan-o-cha presta especial atención al reciente asalto y pidió a los organismos competentes a investigar y solventar lo más pronto posible el caso, aseguró.

Durante el encuentro, ambas partes conversaron acerca de las políticas legales de Tailandia para la pesca, así como el incremento de la implementación de los acuerdos en la explotación acuícola firmados por los dos estados.

Sugirieron intensificar la información a los pescadores locales relativa a las leyes internacionales y políticas de los dos países sobre la gestión de actividades en las áreas de superposición.

Reiteraron el rechazo al empleo de la fuerza contra los ciudadanos que faenan en esas zonas y exhortaron a establecer una línea directa de asistencia a los pescadores. – VNA