Quang Ngai, 12 dic (VNA) Vietnam enfrenta grandes desafíos en la conservación y promoción de los valores de su legado cultural marítimo.  
Un antiguo barco naufragado en Quang Ngai (Fuente: thanhnien.vn)

Numerosas antigüedades fueron sacadas del agua solamente para sufrir daños del tiempo en los museos, o convertirse en productos contrabandados en el extranjero, y el restante, que queda en el mar, enfrenta constantes riegos por los cazadores y ladrones: eso es la actualidad que no se puede ignorar.

Hace más de 10 años, un grupo de pescadores descubrieron por casualidad los restos de un barco naufragado en la entrada del mar Thuan An, en la provincia central de Thua Thien-Hue. Esas personas se sumergieron y sacaron del agua una gran cantidad de cañones de bronce con motivos ornamentales impresionantes. Esos objetos fueron vendidos de inmediato a colectores de antigüedades.

Posteriormente, la inspección cultural en colaboración con la policía de Thua Thien – Hue, siguió la pista de esas antigüedades para recuperarlas en virtud de la Ley de Patrimonio cultural.

El grupo intersectorial logró recuperar cuatro cañones en el domicilio de un colector en el distrito de Phu Vang de Thua Thien-Hue; sin embargo, los restantes fueron vendidos a otros países.  

El consejo de Ciencia histórica de Thua Thien-Hue analizó los cuatro cañones recuperados y descubrió que esas armas son dotadas del siglo XVII, bajo el gobierno del vicerey Nguyen Phuc Chu (1675-1725), predecesor de los reyes Nguyen (1802-1945).  

El Museo de Historia de Thua Thien-Hue presentó un expediente para solicitar al Ministerio de Cultura, Deportes y Turismo el reconocimiento a esos cañones como tesoro nacional, por sus valores técnicos, artísticos e históricos.

De acuerdo con expertos en conservación de antigüedades sacadas del mar, los museos de las provincias centrales de Quang Ngai, Quang Nam y Thua Thien-Hue preservan en la actualidad decenas de miles de objetos de diferentes materiales, tales como cerámica, bronce, hierro y madera.

La mayoría de esas antigüedades fueron incautadas de actividades ilegales de caza de habitantes locales o recuperadas por autoridades a notificación de los residentes que las encontraron. Sólo un pequeño número fue descubierto por unidades estatales en colaboración con empresas desde los años 90 del siglo pasado hasta la fecha.

Entre las mencionadas provincias, Quang Ngai es la localidad donde se descubrió el mayor número de restos de barcos naufragados. Según datos del Museo de Quang Ngai, la institución conserva alrededor de 12 mil objetos recuperados de las embarcaciones en el mar de Binh Chau. Una vez sacados del agua, sólo una pequeña parte de esos objetos fueron procesados, mientras miles de piezas de cerámica y cañones de hierro, se encuentran ahora en mal estado debido a la falta de las condiciones de preservación.  

Doan Ngoc Khoi, subdirector del Museo de Quang Ngai, dijo que incluso de en las antigüedades procesadas aparecen señales de degradación, debido a la escasez de dispositivos protectores.

Particularmente, cuatro cañones de hierro se encuentran rotos, admitió, y añadió que la falta de técnicos, así como de finanzas, dificulta la conservación de las antigüedades de este tipo.

No sólo los cañones en Quang Ngai, los cuatro de bronce en Thua Thien-Hue también enfrentan una situación similar.

En el Museo de Historia de Thua Thien-Hue, los objetos de madera son los más dañados. Los mayores objetos, que son un kayak de más de 200 años de antigüedad y un ancla blindada recuperada en un embarco comercial extranjero datado del siglo XVII al XIX, han perdido la belleza original.

De acuerdo con el director del Museo de Historia de Thua Thien-Hue, Cao Huy Hung, en Vietnam falta medios y técnicas para sacar sal de los objetos hundidos en el agua del mar durante un tiempo tan largo.

Ese proceso, aunque parece simple, es muy costoso y complicado, por eso no sólo Thua Thien-Hue, sino también todas las ciudades y provincias del país enfrentan el igual desafío en la conservación de ese legado, reconoció. – VNA