Washington (VNA) – Vietnam y Estados Unidos emitieron una declaración conjunta sobre el fortalecimiento de la asociación integral entre las dos partes, en ocasión de la visita del primer ministro Nguyen Xuan Phuc al país norteamericano del 29 al 31 de mayo.  
El premier Xuan Phuc y el presidente Trump (Fuente: VNA)

El jefe del gobierno vietnamita sostuvo este miércoles un diálogo con el presidente Donald Trump, con el fin de diseñar el itinerario de la cooperación bilateral, basada en los motores de la asociación integral.  

Como una potencia con gran interés y compromiso en Asia-Pacífico, Estados Unidos comparte con Vietnam importantes intereses, señala el documento.  

Los crecientes vínculos en todas las esferas, entre ellas política-diplomacia, economía, comercio, ciencia-tecnología, defensa-seguridad, educación, intercambio de pueblo a pueblo, ayuda humanitaria, mitigación de secuelas de guerra y coordinación en los asuntos regionales y globales, han creado numerosas oportunidades para los nexos bilaterales, las cuales serán promovidas por la intensificación de una asociación integral basada en el respeto a la Carta de las Naciones Unidas, a la independencia, la soberanía, la integridad territorial y el sistema político de cada parte, acordaron los líderes.  

Además, abogaron por mantener el intercambio de delegaciones de alto nivel e impulsar los mecanismos de diálogo existentes, entre ellos la cooperación en el canal partidista.  

En la ocasión, el presidente Trump manifestó el respaldo a Vietnam como país sede de la Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC) 2017. 

Por otro lado, ambas partes se comprometieron a aumentar los lazos económicos de beneficio mutuo, y continuar apoyando la cooperación bilateral para el desarrollo.    

El premier Xuan Phuc afirmó que Vietnam persiste en la política de renovación económica e integración global, incluida la creación de condiciones favorables para las empresas extranjeras, entre ellas las de Estados Unidos; la protección de la propiedad intelectual y el perfeccionamiento del marco legal en concordancia con los compromisos internacionales del país asiático.  

En tal línea, los líderes ratificaron la importancia de impulsar el intercambio comercial y respaldar a las comunidades empresariales, particularmente con la implementación eficiente del Acuerdo marco sobre el Comercio y la Inversión, para resolver con un espíritu constructivo los problemas emergentes.  

Formularon votos por resolver los asuntos comerciales prioritarios, entre ellos el servicio de itinerancia de teléfono móvil y medicinas veterinarias; y por trabajar conjuntamente en la solución de otros temas de interés de cada parte, tales como la protección de la propiedad intelectual, los servicios financieros y publicidad, productos de seguridad informativa, el pescado Tra y camarones.  

Washington reconoce el interés de Vietnam en alcanzar el estatuto de economía de mercado, y ambas partes aplaudieron el anuncio de los nuevos acuerdos comerciales con valor total de ocho mil millones de dólares.  

Tras acordar incrementar la cooperación en defensa basándose en los documentos al respecto firmados en 2011 y 2015, los líderes intercambiaron opiniones sobre la decisión recién adoptada por Washington de transferir un buque patrullero de clase Hamilton a Vietnam, con el fin de mejorar la capacidad de cumplimiento de la ley en el mar del país indochino.  

El visitante manifestó su interés en recibir otros medios de defensa de Estados Unidos, entre ellos barcos patrulleros para la policía marítima.  

Además de dialogar sobre medidas destinadas a ampliar la cooperación en la asistencia humanitaria, la seguridad marítima y el alivio de las secuelas de guerra, los líderes intercambiaron puntos de vista en torno a la posibilidad de una visita de un portaaviones estadounidense a Vietnam, así como iniciativas para energizar los nexos entre las armadas.  

Saludaron la rúbrica del Memorando de entendimiento sobre el establecimiento del grupo de trabajo para la Iniciativa de cooperación en el almacén médico y la asistencia humanitaria, y acordaron implementar ese pacto de manera expeditiva.  

Con respecto a la seguridad y la inteligencia, se comprometieron a colaborar en la lucha contra el terrorismo, la criminalidad transnacional y delitos cibernéticos.  

El premier Xuan Phuc propuso la asistencia de Estados Unidos a Vietnam en su participación en las operaciones de paz de las Naciones Unidas.  

Tras pronunciarse por expandir los lazos en la ciencia-tecnología, los líderes manifestaron el apoyo al Acuerdo marco sobre la cooperación en el uso pacífico del espacio exterior, así como a los intercambios bilaterales y foros científicos, tecnológicos e innovadores.  

Por otro lado, apreciaron el incremento de los nexos entre los dos pueblos, especialmente mediante los programas de intercambio académico, y reconocieron la importante contribución a las relaciones bilaterales de la comunidad de vietnamitas en Estados Unidos.

También coincidieron en que con más de 21 mil estudiantes de la nación asiática que están matriculados en universidades estadounidenses, los vínculos académicos están en vigoroso crecimiento y serán impulsados con la apertura de la Universidad Fulbright en Ciudad Ho Chi Minh.

Particularmente, Estados Unidos dio la bienvenida al creciente número de estudiantes vietnamitas en ese país y se comprometió a expedir rápidamente visados a ese grupo.  

En la ocasión, se pronunciaron por trabajar conjuntamente para resolver las secuelas de guerra, incluida la remoción de explosivos y la desintoxicación de la dioxina. El presidente Trump apreció la continua cooperación de Vietnam en la búsqueda de estadounidenses desaparecidos en la guerra, y aseguró que colaborará con la nación indochina en los esfuerzos para buscar información de combatientes vietnamitas.  

A su vez, Xuan Phuc declaró que Vietnam coordinará activamente con Estados Unidos para repatriar a los ciudadanos sujetos a órdenes de deportación, tomando como base el Tratado binacional sobre la Aceptación del regreso de ciudadanos vietnamitas, firmado en 2008. Los dos líderes acordaron establecer un grupo de trabajo para resolver este asunto.

Por otra parte, apreciaron los resultados del Diálogo bilateral sobre los derechos humanos, que tiene como objetivo reducir las diferencias y construir la confianza; y estimularon el aumento de la cooperación para garantizar que todas las personas tengan acceso pleno a esos derechos.  

Al intercambiar puntos de vista sobre diversos temas regionales e internacionales de interés común, coincidieron en que el Mar del Este abarca rutas de importancia estratégica para la comunidad global y enfatizaron la necesidad de garantizar la libertad de la navegación marítima y aérea y de otros usos legítimos de los recursos marinos.  

Ratificaron el respaldo absoluto a la solución pacífica de las disputas, sin el uso o la amenaza de utilizar la fuerza, en consonancia con las leyes universales, y con respeto a los procesos diplomáticos y jurídicos.  

Llamaron a las partes concernientes a cumplir seriamente las responsabilidades jurídicas internacionales en el proceso de solventar los diferendos, ejercer el autocontrol y evitar la complicación de la situación.  

Donald Trump declaró que Estados Unidos continuará movilizando buques y aviones a cualquier lugar permitido por las leyes internacionales.  

Además, convinieron en seguir impulsando las relaciones entre la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático y Estados Unidos, y continuar la cooperación para enfrentar los desafíos globales, entre ellos la contaminación del medio ambiente, la garantía de la seguridad sanitaria y la lucha contra la trata humana y la comercialización de especies salvajes.

Como contraparte de desarrollo de la Comisión del Río Mekong y miembro fundador de la Iniciativa de la Cuenca del Mekong, Estados Unidos reiteró el respaldo a la cooperación entre los países integrantes de la Comisión, así como entre ese órgano y otros mecanismos regionales, en beneficio del uso, gestión y desarrollo sostenible y eficiente de los recursos hídricos transfronterizos.  

En conclusión, los dos líderes acordaron profundizar y elevar la eficiencia de la asociación integral, al servicio de ambos pueblos, y de la paz, estabilidad, cooperación y desarrollo en Asia-Pacífico y en el mundo. – VNA