Tokio​  (VNA)– Vietnam y Japón emitieron una declaración conjunta sobre la intensificación de la asociación estratégica profunda y amplia por la paz y la prosperidad en Asia establecida entre ambas partes, en ocasión de la visita del primer ministro del país indochino, Nguyen Xuan Phuc.
Los premieres Nguyen Xuan Phuc (D) y Shinzo Abe (Fuente: VNA)

De acuerdo con el documento, el visitante y su homólogo japonés, Shinzo Abe, valoraron altamente el crecimiento vigoroso, integral y práctico de las relaciones bilaterales, especialmente en el intercambio de delegaciones de alto nivel, economía, comercio-inversión, defensa-seguridad, agricultura, ciencia-tecnología, educación-formación, medio ambiente, respuesta al cambio climático, cooperación laboral, salud y turismo.

Xuan Phuc apreció la contribución de la Asistencia Oficial para el Desarrollo (AOD) ofrecida por el gobierno japonés y de las empresas niponas al progreso socioeconómico de Vietnam; y en este sentido los dos líderes acordaron trabajar conjuntamente para resolver las dificultades de los proyectos implementados con ese financiamiento.

Sobre todo, coincidieron en que Vietnam y Japón son contrapartes importantes que comparten diferentes intereses estratégicos y poseen grandes potencialidades para profundizar los nexos bilaterales.

En tal línea, ratificaron la voluntad de desarrollar los vínculos entre los dos países mediante el incremento de la confianza política, la eficiencia de las actividades conjuntas, la conectividad económica, la cooperación en la formación de la fuerza laboral y la coordinación en los asuntos regionales e internacionales.

En concreto, manifestaron el deseo de intensificar los nexos en el defensa-seguridad, incluido el intercambio de delegaciones, la mejoría de la capacidad de asistencia humanitaria y participación en las misiones de paz, la tecnología de defensa y la formación del personal.  

Además de manifestar el deseo de aumentar la coordinación en el enfrentamiento a los emergentes desafíos de seguridad, formularon votos por fortalecer la colaboración en la seguridad de la navegación marítima y coincidieron en la necesidad de fomentar la gestión de las exportaciones e importaciones de armas, al servicio de la prevención de la proliferación de armas de destrucción masiva.

Por otro lado, abogaron por intensificar la conectividad económica, poniendo énfasis en el enlazamiento de las estrategias de desarrollo y de las fuerzas laborales, sobre la base de los intereses mutuos.

Acordaron esforzarse para duplicar el intercambio comercial e inversionista durante 2014-2020; y en este sentido saludaron la firma de un convenio sobre el suministro por Japón de 912 millones de dólares en concepto de AOD a una serie de proyectos en Vietnam, los cuales se encuentran en los sectores de garantía de la seguridad de navegación marítima, gestión de agua, construcción de infraestructuras, prevención y lucha contra desastres naturales y formación de recursos humanos.

Además, se comprometieron a facilitar la penetración de frutas de cada país en el mercado del otro.

Por su parte, Japón ratificó la ayuda a la nación indochina en la implementación de los planes de acción de seis sectores elegidos en la estrategia vietnamita de industrialización dentro del marco de cooperación Vietnam-Japón hasta 2020.

Los dos líderes también corroboraron la voluntad de robustecer los nexos en los sectores de energía e industria automovilística, y convinieron en colaborar estrechamente en la mejoría del clima de negocios en Vietnam mediante la implementación eficiente de la Iniciativa conjunta al respecto.

En la ocasión, ambas partes acordaron expandir la cooperación en otras esferas, tales como la agricultura-acuicultura-silvicultura, la respuesta al cambio climático, la ciencia-tecnología, la educación-formación, la justicia y la informática, así como la industria aeroespacial y la salud.

Por otro lado, fueron unánimes en promover el intercambio de pueblo a pueblo, los nexos interlocales y la cooperación en cultura, deportes y turismo, así como coordinar estrechamente para organizar con éxito las actividades conmemorativas del aniversario 45 del establecimiento de las relaciones diplomáticas bilaterales.

Con respecto a asuntos regionales y mundiales de interés común, se comprometieron a una estrecha coordinación en foros multilaterales como la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN), el Foro de Cooperación Económica Asia-Pacífico (APEC), la Reunión Asia-Europa (ASEM) y las Naciones Unidas.

Particularmente, ratificaron la voluntad de esforzarse para incrementar la conectividad de la ASEAN y reducir las brechas de desarrollo entre los países miembros, mediante la asistencia japonesa a la implementación de las actividades al respecto. En la ocasión, Japón reafirmó su respaldo al fortalecimiento de la unidad y el protagonismo del bloque en la estructura regional.

Japón ofrecerá pleno apoyo a Vietnam para celebrar con éxito la Cumbre del APEC en la ciudad central de Da Nang en noviembre venidero, y ambas partes buscarán un nuevo impulso para la profundización de la integración económica regional; el crecimiento sostenible, inclusivo y creativo; la garantía de la seguridad alimentaria y la agricultura sostenible; y la mejoría de la competitividad y creatividad de las micro, pequeñas y medianas empresas.

En medio de la creciente tendencia de proteccionismo y anti-globalización, los dos líderes declararon que el libre comercio e inversión constituye un importante propulsor de la economía global, y aseguraron acelerar las negociaciones de la Asociación Económica Integral Regional (RCEP).

También reafirmaron la importancia estratégica y económica del Acuerdo de Asociación Transpacífico (TPP) para los países participantes y la región Asia-Pacífico; y asimismo se comprometieron a trabajar con otros miembros para poner en servicio ese pacto con prontitud.

Coincidieron en la necesidad de mantener la paz, estabilidad y cooperación en el Mar del Este y exhortaron a las partes concernientes a evitar acciones unilaterales que intenten militarizar la situación, cambiar el status quo y exacerbar las tensiones.

Subrayaron la importancia de garantizar la paz, la seguridad y la libertad de navegación aérea y marítima en esas aguas, ejercer el autocontrol y respetar los procesos jurídicos y diplomáticos, resolver las disputas por medios pacíficos y basados en las leyes internacionales, cumplir cabal y eficazmente la Declaración sobre la conducta de las partes en el Mar del Este y establecer cuanto antes un código al respecto.

Reiteraron el compromiso de promover la libertad de navegación marítima y aérea y el libre comercio, considerando que el mantenimiento y el fortalecimiento de un orden en los mares basado en la ley constituyen la base de un interés estratégico por la estabilidad y la prosperidad de ambas naciones y de la comunidad internacional.

Sobre todo, acordaron intensificar la cooperación por la paz y seguridad internacional y ratificaron la importancia de la reforma del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.

En último lugar, enfatizaron la necesidad de la explotación sostenible de los recursos marinos. – VNA