Hanoi, (VNA) – El viceprimer ministro y canciller de Vietnam, Pham Binh Minh, y el ministro de Relaciones Exteriores de Nueva Zelanda, Murray McCully, ratificaron la determinación de elevar el intercambio comercial bilateral a mil 700 millones de dólares para 2020.  
Pham Binh Minh y Murray McCully (Fuente: VNA)

Durante un encuentro efectuado este lunes en el marco de la visita del canciller neozelandés a Vietnam, ambas partes se manifestaron satisfechas ante el avance vigoroso de la cooperación entre los dos países, notablemente en la defensa-seguridad, agricultura, asistencia al desarrollo, turismo, educación e intercambio de pueblo a pueblo.  

Coincidieron en que la firma en 2015 de la Declaración para el fortalecimiento y la profundización de la asociación integral con visión de elevarla a nivel estratégico creó la base para identificar la orientación de las relaciones bilaterales en el futuro.  

Reiteraron, además, la importancia de los lazos entre las dos naciones y el deseo de fortalecer la confianza política mutua.  

Ambas partes alcanzaron consenso sobre los contenidos del Plan de acción Vietnam-Nueva Zelanda en el período 2017-2020, el cual será firmado prontamente con énfasis en la cooperación en la política, defensa-seguridad, economía-comercio, asistencia al desarrollo e intercambio popular.  

Acordaron impulsar el intercambio de delegaciones de alto nivel y apreciaron la colaboración cada vez más eficiente en el sector de defensa y seguridad, particularmente la ayuda neozelandesa a Vietnam en la capacitación de los combatientes participantes en misiones de paz de las Naciones Unidas.  

El visitante afirmó que Nueva Zelanda desea ofrecer mayor asistencia a Vietnam en el crecimiento mediante la ayuda oficial al desarrollo y la cooperación comercial e inversionista.  

En ese sentido, reveló que Nueva Zelanda apoyará la penetración pronta de frutas vietnamitas en su mercado y continuará el respaldo técnico al país indochino en la agricultura.   

Con respecto a los asuntos regionales y globales de interés mutuo, las dos partes acordaron fomentar la coordinación en los foros multilaterales y trabajar con otros miembros con el fin de buscar una nueva solución para el Tratado de Asociación Transpacífico. 

Subrayaron la importancia de resolver las disputas internacionales, entre ellas las del Mar del Este, por medios pacíficos, con respeto a los procesos diplomáticos y jurídicos y en concordancia con las leyes universales, particularmente la Convención de las Naciones Unidas sobre el derecho del mar (UNCLOS) de 1982.  

Exhortaron a ejercer el autocontrol, no utilizar o amenazar con el uso de la fuerza, cumplir cabalmente la Declaración sobre la conducta de las partes concernientes en el Mar del Este y establecer cuanto antes un código al respecto. – VNA

​ç