Hanoi (VNA) – El primer ministro de la India, Narendra Modi, iniciará hoy su primera visita a Vietnam en el actual cargo y también el primer viaje de un jefe de gobierno indio al país indochino desde 2001. 

Las relaciones entre Vietnam y la India fueron sembradas por el Presidente Ho Chi Minh y el entonces primer ministro Jawaharlal Nehru, y fortalecidas incesantemente por las generaciones de líderes sucesores y ambos pueblos. 

La India concedió a Vietnam el respaldo constante a sus luchas por independencia en el pasado, así como a su actual proceso de renovación y desarrollo nacional. En 1954, el país surasiático abrió su Consulado General en Hanoi, y dos años después, el Consulado General de Vietnam fue inaugurado en Nueva Delhi. 

El 7 de septiembre de 1972, cada país abrió su respectiva embajada en el otro y en 2007, las dos naciones establecieron la asociación estratégica bilateral. 

Ambas partes mantuvieron el intercambio frecuente de delegaciones de alto nivel, lo cual posibilitó la firma de un gran número de acuerdos de cooperación en diferentes esferas. 

De acuerdo con el embajador indio en Vietnam, Parvatheneni Harish, la asociación bilateral abarca la cooperación en defensa – seguridad, economía, ciencia – tecnología, desarrollo de recursos humanos y cultura. 

Líderes de ambos países confían en que esos vínculos contribuyan significativamente al incremento de la estabilidad y el progreso en la región, afirmó el diplomático. 

En concreto, Vietnam y la India, dos emergentes economías dinámicas en Asia, identifican como tarea estratégica aumentar la cooperación económica. 

La India figura entre los diez mayores socios comerciales de Vietnam, con un intercambio mercantil bilateral de cinco mil 600 millones de dólares en 2014 y cinco mil millones en 2015, que se prevé alcanzar 15 mil millones en 2020. 

También se ubicó en el puesto 28 entre los 110 países y territorios inversores en Vietnam, con 118 proyectos vigentes, valorados en 590 millones de dólares. Se pronostica que la cooperación inversionista crecerá rápidamente en el futuro cercano, cuando el grupo TATA realice la instalación de la planta termoeléctrica Long Phu II en la provincia survietnamita de Soc Trang. 

Al lado de la colaboración dinámica en ciencia – tecnología, educación y cultural, finanzas – banca y explotación petrolera, los nexos en defensa – seguridad se desarrollaron firmemente. En 2003, los dos Ministerios de Defensa fundaron el mecanismo de diálogo de políticas al respecto, que permite el intercambio de informaciones y experiencias. 

Sin embargo, queda amplio espacio para elevar la eficiencia de las relaciones bilaterales, según el embajador vietnamita en Nueva Delhi, Ton Sinh Thanh. 

Por ejemplo, para alcanzar la meta de intercambio comercial en 2020, las dos naciones necesitan crear más condiciones favorables para la penetración de las empresas de cada país en el otro, aseguró. 

Vietnam y la India deben concentrar la cooperación en sectores estratégicos como educación, energía y explotación gasífera, recalcó. 

Vietnam también puede estudiar avances alcanzados por India en aviación espacial, energía nuclear, salud y biotecnología, sugirió. – VNA