Manila (VNA)- El crecimiento del Producto Interno Bruto (PIB) de Filipinas alcanzó en el segundo trimestre de este año 5,5 por ciento, el índice más bajo registrado en los últimos cuatro años debido, entre otras causas, al impacto negativo del fenómeno meteorológico El Niño, informó la Agencia de Estadísticas de este país (PSA).

Foto de ilustración (Fuente: rappler)

En declaraciones a la prensa, efectuadas la víspera en esta capital, Ernesto Pernia, ministro filipino de Planificación Socioeconómica, puntualizó que ese evento climático perjudicó al cultivo de las plantaciones, tales como el arroz, y el maíz en este país, al tiempo que afectó negativamente al suministro de agua, sobre todo en el área de Manila.

Asimismo, señaló que ese fenómeno provocó un descenso en el índice de confianza del consumidor, el cual disminuyó en el período estudiado al 5,6 por ciento, cifra más baja que el 6,2 por ciento reportado en el primer trimestre de este año. 

Por otro lado, atribuyó también la desaceleración del desarrollo económico de la nación sudesteasiática, al lento proceso de la liquidación del presupuesto estatal, al tiempo que apuntó que el crecimiento de la economía filipina debe aumentar al menos 6,4 por ciento en la segunda mitad de este año, para alcanzar la meta propuesta del mismo, de entre el  seis  y el siete por ciento en 2019. 

Según la PSA, los principales motores de crecimiento en el segundo trimestre fueron el comercio, el consumo de bienes personales y del hogar, así como la producción y los servicios. 

Entre los sectores económicos,  los servicios mostraron el incremento más rápido en ese lapso, con el 7,1 por ciento, la industria creció un 3,7 por ciento, mientras que la agricultura, la silvicultura y la pesca lograron un 0,6 por ciento, sostuvo.-VNA