Hanoi (VNA)- La iniciativa de edificar una red de ciudades inteligentes de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN, inglés) se encuentra en pleno desarrollo, encaminado hacia el objetivo de mejorar la calidad de vida con base en una economía digital.
Foto de ilustración (Fuente: Internet)

La red de ciudades inteligentes de la ASEAN (ASCN, inglés) es una iniciativa propuesta por Singapur en calidad de presidente de la agrupación en 2018, de acuerdo con la página electrónica Nhan Dan.

La ASCN incluye 26 ciudades pilotos de naciones miembros de ese bloque, tales como Bangkok, Chon Buri y Phuket (Tailandia), Hanoi, Ciudad Ho Chi Minh y Da Nang (Vietnam), Mandalay, Naypyidaw y Rangún (Birmania).

Se trata de una plataforma colaborativa donde las urbes integrantes cooperan en pos de una economía competitiva, un sostenible medioambiente y una alta calidad de vida, todos cimentados en la aplicación de tecnologías.

En el marco de la ASCN, varias naciones del Sudeste Asiático han implementado con eficacia sus proyectos de ciudad inteligente. A modo de ejemplo, Tailandia está impulsando un plan de convertir la economía nacional en un ecosistema digitalizado con vistas a construir más de 100 ciudades inteligentes en las próximas dos décadas.

En Phuket, una de las tres metrópolis tailandesas incorporadas a la ASCN, se han aplicado tecnologías para asegurar seguridad tales como instalar el circuito cerrado de televigilancia en las calles o playas, y establecer un sistema de sensores capaz de medir el cambio del ambiente marino.

Mientras, en Indonesia, diez ciudades han puesto en marcha el uso de tarjetas inteligentes en la prestación de servicios sociales.

La idea de implantar una red de ciudades inteligentes en la ASEAN recibió un gran apoyo de expertos en el Sudeste Asiático justo después de presentarse.

Según previsiones, aproximadamente 90 millones de pobladores en toda esa región se mudarán de pueblos rurales a centros urbanos en 2030, lo que se presume conllevar una intensa presión sobre el medioambiente, la infraestructura, así como el sistema de tratamiento de residuos e higiene básica en ciudades receptoras del flujo migratorio.

El nacimiento de la ASCN seguramente desempeñará un rol imprescindible en solventar retos de la actual rápida urbanización.

Sin embargo, existen ciertas dificultades en la realización de dicho modelo. Como el acceso al Internet constituye una condición obligatoria de tal proceso, la diferencia de niveles de desarrollo tecnológico entre los países forma una barrera para la cooperación.

La atracción de suficientes inversiones para proyectos costosos de infraestructura o la falta de recursos humanos con un buen conocimiento de la tecnología también son unos desafíos por superar para la ASEAN.

En los últimos tiempos, los miembros de la ASEAN se han reunido en diferentes actividades para compartir experiencias y planes de ampliar en cada país la ASCN, considerada una herramienta de conectar urbes en la región y brindar a la gente una vida de mejor calidad.

En aras de sacar el mejor provecho de ese modelo, expertos reiteraron la necesidad de una colaboración estrecha entre los gobiernos, la contribución del sector privado, así como el desarrollo de un entendimiento común de los habitantes en la ASEAN acerca del tema.-VNA