Quang Nam, Vietnam (VNA) - Más de 120 operadores turísticos dentro y fuera de esta provincia centrovietnamita se reunieron para buscar medidas encaminadas a promover el desarrollo sustentable del turismo de la ciudad antigua de Hoi An, declarada Patrimonio de la Humanidad.

La ciudad antigua de Hoi An, declarada Patrimonio de la Humanidad (Fuente: VNA)


Al intervenir en el simposio efectuado la víspera, el presidente de la Asociación de Turismo de Quang Nam, Vo Van Tan, destacó la necesidad de diseñar nuevos productos turísticos con alto contenido cultural y fomentar la conectividad entre las compañías de viajes, además de mejorar la capacitación del personal de esta industria sin humo.

Nguyen Van Son, vicepresidente del Comité Popular de Hoi An, informó que su ciudad recibió en 2017 a más de tres millones 300 mil visitantes para un ingreso de unos 153 millones de dólares.

Esta cifra registrada en los primeros 10 meses de este año fue de cuatro millones 500 mil viajeros, incluidos tres millones 400 mil foráneos, que representa un aumento de casi 77 por ciento con respecto al mismo lapso de 2017, señaló el funcionario.

Sin embargo, reiteró, el turismo de Hoi An enfrenta muchos desafíos por el proceso de urbanización e integración, el rápido aumento de la población, la sobrecarga en tráfico e infraestructura y la contaminación ambiental.

Mientras tanto, indicó, el número de los turistas provenientes de mercados tradicionales como Europa y América del Norte ha disminuido drásticamente, a la vez que la urbe es el destino de muchos recorridos baratos que afectan los ingresos recaudados.

Para el desarrollo sostenible de ese sector en Hoi An, destacaron los delegados, es necesario continuar elaborando nuevos mecanismos a favor del turismo, acelerar la venta del boleto electrónico para atractivos turísticos, así como preservar y promover los valores del patrimonio.

La ciudad antigua fue reconocida Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO en 1999, como un bien conservado ejemplo de puerto comercial del Sudeste Asiático entre los siglos XV y XIX, cuyos edificios muestran una mezcla única de influencias locales y foráneas.

En los últimos años, Hoi An adoptó diversas medidas para construir una urbe ecológica con el fin de preservar las particularidades históricas y culturales locales, incluido el estímulo al uso de bicicletas. – VNA