Soldados myanmenos en Maungdaw, estado Rakhine, el 31 de agosto de 2017 (Fuente: VNA)
 
Naypwidaw (VNA) - Cuatro bombas estallaron esta mañana en Sittwe, la capital del conflictivo estado de Rakhine, en el oeste de Myanmar, en una acción en la que dos personas sufrieron heridas leves.

Los explosivos estallaron de madrugada, uno de ellos en el patio de la residencia del secretario del gobierno estatal, otro en un juzgado y el último en la sede de un ministerio del gobierno de Rakhine.

Las bombas causaron daños menores en un transformador eléctrico, aceras y algunos vehículos.

Las autoridades indicaron que encontraron otros tres artefactos explosivos de fabricación casera sin detonar en otros puntos de la ciudad.

Sittwe está situada a un centenar de kilómetros al sur de Maungdaw, donde el Ejército myanmeno inició en agosto un operativo de seguridad tras el asalto armado contra varios puestos policiales de un grupo insurgente de la minoría musulmana rohinyá.

Más de 688 mil personas, en su gran mayoría rohinyás huyeron a Bangladesh debido a esa campaña militar, en la que, según las denuncias de varias organizaciones, el Ejército cometió todo tipo de abusos. El alto comisionado de la ONU para los Derechos Humanos la calificó de "limpieza étnica de manual".

Myanmar no reconoce la ciudadanía a los rohinyás, a los que considera inmigrantes bengalíes, y les somete desde hace años a todo tipo de discriminaciones, incluidas restricciones a la libertad de movimientos.

El atentado, que no ha sido reivindicado, ocurrió un mes después de que la policía matara a nueve manifestantes budistas de la etnia rakáin, mayoritaria en este estado, donde también es activa una guerrilla de esta minoría.

Las explosiones tuvieron lugar tres días después de que otra bomba causara dos muertos y una quincena de heridos al estallar en un banco en el norte del estado Shan, en el noreste del país. – VNA