Manila (VNA) - Quince presuntos militantes insurgentes, incluidas seis mujeres, murieron en un enfrentamiento armado en Manila, cinco días después de que el presidente filipino, Rodrigo Duterte, suspendiera las conversaciones de paz con los grupos rebeldes.
Soldados filipinos (Fuente: VNA)

Según anunció el vocero militar local, coronel Teody Toribio, residentes locales informaron este martes que vieron a hombres armados abordar una camioneta y un camión en el pueblo de Nasugbu, a 65 kilómetros al sur de Manila, lo que provocó que las autoridades enviaran tropas.

Cuando los soldados trataron de controlar los vehículos en una carretera, estalló un tiroteo que dejó muertos15 sospechosos, incluida una estudiante universitaria, mientras que cinco soldados resultaron heridos, precisó.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte, suspendió las conversaciones con los grupos armados la semana pasada después de una serie de ataques realizados por los insurgentes contra las tropas gubernamentales y civiles.

Los enfrentamientos entre el ejército filipino y los grupos armados comenzaron en 1969 y dejaron hasta el momento un saldo de unas 30 mil personas, según datos oficiales.

Desde 1986, el Gobierno filipino ha tratado de llegar a un acuerdo de paz con los rebeldes, pero no logró ningún avance. – VNA