Manila (VNA) – El presidente filipino, Rodrigo Duterte, llamó a la rendición de los cabecillas insurgentes, quienes fueron liberados temporalmente para las conversaciones de paz.

El presidente filipino, Rodrigo Duterte. (Reuters)

Al hablar ante el regimiento Scout Ranger en el distrito de San Miguel, Duterte informó que se han liberado a 40 líderes insurgentes para mostrar la buena voluntad del gobierno en las conversaciones.

Enfatizó que si los liberados no se presentan ante las autoridades, enfrentarán a castigos.

El presidente filipino emitió esta advertencia solo un día después de que decidió terminar las conversaciones de paz con los grupos armados en el país, cerrando así la esperanza de poner fin a los conflictos que han durado medio siglo en el país mediante diálogos.

Las negociaciones de paz en los últimos 30 años se interrumpieron a menudo y no han alcanzado positivos resultados.

El gobierno de Duterte reinició esas negociaciones en agosto. Sin embargo, hasta ahora no se han avanzado debido a una serie de ataques a civiles por parte de los insurgentes.

El conflicto entre el Ejército y los grupos armados comenzó desde 1969 y ha cobrado la vida de unas 30 mil personas. –VNA
VNA-INT