El primer ministro tailandés, Abhisit Vejjajiva, informó el 7 de marzo en Bangkok que decidirá sobre la disolución de la Cámara Baja a finales de este mes o principios de abril próximo.

Según el dirigente, una posposición afectará negativamente a la situación nacional y el prestigio del Partido Democrático, núcleo del Gobierno tailandés.

En una entrevista con la prensa hoy, Vejjajiva advirtió que algunos grupos tratan de perturbar las elecciones y afirmó la necesidad de organizar pronto los comicios generales para que el pueblo decida el destino nacional.

Mientras, Chamlong Srimuang, líder de la Alianza del Pueblo para la Democracia (PAD), expresó que sus partidarios se esfuerzan por recuperar la zona de las recientes manifestaciones, donde fueron dispersados por la policía.

Los seguidores del PAD, conocidos como los "camisas amarillas" ejercerán presiones sobre los funcionarios gubernamentales y desatarán una gran demostración en el país, si el gobierno impide sus actividades, agregó.

Según fuentes oficiales, la policía tailandesa desmanteló campamentos y otras obras instaladas por los manifestantes en el puente chamai Maruchet.

Esos grupos bloquearon el 25 de enero último las calles alrededor del edificio del gobierno para exigir la renuncia a Abhisit Vejjajiva por su falta de responsabilidad en la solución de la disputa territorial con Cambodia./.