(Fuente: VNA)
Ciudad Ho Chi Minh (VNA)- La ceremonia en el templo Ba Ngu Hanh Tan Nhon, en el distrito 9 de Ciudad Ho Chi Minh, no solo es una ocasión en la que los lugareños expresan su deseo de tener una vida próspera y feliz, y una buena cosecha, sino también un escenario para representar los bailes y cantos folclóricos Bong Roi y Dia Nang de los pueblos del sur del país. 

Según la leyenda, las obras Mieu Ba fueron los primeros templos construidos cuando los vietnamitas exploraron la tierra del sur, y los pobladores de la zona creen que Ba (la diosa) tiene el poder divino de bendecir a los seres humanos en muchos sectores laborales relacionados con la tierra, el metal, el agua y la madera.

En la ceremonia para pedir por el bienestar, se presentan ofrendas vegetarianas o cárnicas. Las vegetarianas suelen ir acompañadas de incienso, flores frescas, frutas maduras y arroz glutinoso; las cárnicas normalmente incluyen pollo, gio lua (salchicha o jamón vietnamita) y vino. Unos días antes del evento ritual, los lugareños limpian, pintan y cambian el atuendo de la estatua de la diosa.

En este homenaje es imprescindible el canto y el baile ritual típico Bong Roi. Los intérpretes se ponen de pie frente al altar de Mieu Ba, sosteniendo tambores pequeños y moviéndolos al ritmo del canto para invitar a la Diosa Madre a asistir. Las melodías elogian su mérito y expresan deseos de que bendiga a todo el pueblo. Cada intérprete tiene su propia representación del Bong Roi.

El Bong Roi constituye los movimientos de ofrendas a los dioses, que son ejecutados con destreza por los bailarines. Además de las habilidades danzarias, los artistas pueden improvisar textos a petición del público. Los trajes son cuidadosamente preparados con muchos sombreros, faldas, bufandas…

La ceremonia cuenta también con el canto folclórico Dia Nang, realizado por dos personas que interpretan a “Dia” (Dios del suelo y la tierra) y “Nang” (un hada). La perfecta combinación entre canciones populares, música tradicional y teatro clásico crea una obra singular, que relata de manera ingeniosa historias populares al público. Después de la canción principal, se ejecuta un diálogo cara a cara mediante canciones, poemas y proverbios folclóricos, utilizando el lenguaje más habitual de la población rural.

El evento, además del ofrecimiento del incienso, también incluye danzas del dragón y el unicornio, tan especiales y atractivas. Todo muestra la belleza de las ceremonias folclóricas y a la vez se destacan los valores culturales y artísticos. – VNA