París (VNA) - El presidente de la Asociación de Veteranos Franceses en Dien Bien Phu, William Schilardi, compartió sus recuerdos sobre esa hazaña del ejército y del pueblo de Vietnam, que hace más de seis décadas sorprendió a todo el mundo.

El presidente de la Asociación de Veteranos Franceses en Dien Bien Phu, William Schilardi. (Fuente: VNA)

En una entrevista concedida a corresponsales de la Agencia Vietnamita de Noticias en momentos en que la nación indochina celebra el aniversario 65 de la victoria de la batalla de Dien Bien Phu (7 de mayo de 1954), el excombatiente, quien tenía solo 21 años de edad cuando se incorporó a ese conflicto, dijo que durante el mismo cumplió la misión de reconocimiento.  

A principios, la situación no fue tan difícil, recordó, pero después fue un infierno, cuando las fuerzas revolucionarias realizaron consecutivos ataques en Dien Bien Phu, que entonces fue un “laberinto” de las trincheras.

Los ataques del ejército vietnamita y el clima inclemente fueron razones por las que Schilardi y sus compañeros no pudieron dormir cada noche.  

Después de un corto período de tiempo, se dieron cuenta de que el ejército revolucionario fue organizado muy eficientemente. “Mejor que lo que imaginamos”, admitió.  

Los soldados del país indochino lo hicieron todo para aislar al ejército francés en el valle, cortándole el suministro de municiones y alimentos, y “cada día escuchamos el sonido de los vietnamitas excavando las trincheras. Nos esforzamos para impedirles que lo hicieran, pero no lo logramos,” recordó.  

De acuerdo con Schilardi, los combatientes vietnamitas ganaron gracias a su ideología y su determinación; mientras que los franceses perdieron debido a la escasez de suministros, de alimentos, y de soldados.  

Hasta el momento, no puede olvidar lo sucedido el histórico 7 de mayo hace 65 años, cuando recibió la orden de rendición.  
“Al terminar la batalla sentí tranquilidad en todos los rincones, un suspiro de alivio, pero también de extrema desesperación. Perdimos totalmente la orientación,” expresó.  

Afirmó que la guerra lo despertó y le enseñó los valores de la vida. Cuatro meses después del fin de la batalla, fue liberado, y aquel momento fue el de “mayor tranquilidad, alivio, felicidad y alegría” en su vida.

Tras regresar a Francia y terminar el servicio militar, se incorporó a la Asociación de Veteranos Franceses en Dien Bien Phu. 

En noviembre de 2018, acompañó al primer ministro Edouard Philippe en su visita a Vietnam.

“Es bueno que el premier visitase el campo de la batalla, con el fin de eliminar todo el odio”, expresó, y manifestó su convicción de que siempre ha existido simpatía entre los dos pueblos.  

La Asociación posee un tarro de tierra sacada de la colina A1 (Eliane2), donde tuvo lugar el enfrentamiento más largo y arduo de la batalla. Ese bote se abre solo cuando un miembro de la organización fallece, para que se polvoree un poco de tierra sobre su tumba. 

Los recuerdos de la batalla de Dien Bien Phu descansan en paz junto con los excombatientes, concluyó. - VNA