Refugiado sirio (Fuente: Unicef)
Nueva York (VNA) – Vietnam subrayó la importancia de contar con estrategias integrales para la protección de la infancia en los conflictos armados, durante un debate abierto del Consejo de Seguridad de las Naciones Unidas.  

Al intervenir en la sesión efectuada la víspera aquí, la embajadora Pham Thi Kim Anh, encargada de negocios de la misión de Hanoi ante la mayor organización internacional, reiteró la profunda preocupación de la Asociación de Naciones del Sudeste Asiático (ASEAN) ante las crecientes violaciones de los derechos infantiles.  

Los ataques dirigidos a escuelas, docentes y estudiantes obstaculizan su acceso al estudio, así como la oportunidad de obtener un mejor futuro, recalcó Kim Anh, y en ese sentido, llamó a la comunidad internacional a actuar con consenso y con más firmeza para alcanzar cambios radicales. 

Reiteró la posición de la ASEAN sobre la necesidad de disponer de estrategias para la protección de los pequeños tanto en sus países, como a nivel regional y global, que comprendan desde la eliminación del uso de niños combatientes, la reincorporación social de los menores afectados, hasta la sanción a los culpables de las violaciones.  

El bloque sudesteasiático también aboga por introducir el cuidado infantil en los procesos de paz, para cubrir las demandas de ese grupo poblacional durante y después de los conflictos armados, garantizar el acceso a la educación y la atención de salud, y otros servicios básicos, afirmó.  

Kim Anh también llamó a fortalecer el diálogo constructivo entre las partes involucradas, los grupos armados no estatales, los organismos de la ONU y organizaciones comunitarias.

Tras asegurar que la protección de los menores constituye una prioridad de la ASEAN, la diplomática ratificó el compromiso de la agrupación de coordinar con los socios la garantía de un mejor futuro para todos los niños.  

Un informe dado a conocer durante el debate señala que más de 10 mil infantes víctimas del reclutamiento militar fueron liberados de los grupos y fuerzas armadas, mientras 12 mil recibieron asistencia para reincorporarse a la sociedad y tener una vida normal. 

Sin embargo, el número de violaciones de los derechos infantiles en los conflictos armados creció un 35 por ciento, de 15 mil casos en 2016 a 21 mil en 2017.  

Los participantes manifestaron su preocupación sobre el incremento de las transgresiones, especialmente asesinatos, lesiones, secuestros, abusos sexuales, reclutamientos coercitivos para servicios militares, e incluso el uso de los niños como "bombas humanas". 

Exhortaron a las partes involucradas a respetar las leyes internacionales y los derechos humanos, solucionar de raíz los enfrentamientos, adoptar medidas preventivas y respaldar la reincorporación social de estas pequeñas víctimas de la guerra. – VNA