Manila (VNA) - El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, indicó que la Agencia Central de Inteligencia de Estados Unidos (CIA, en inglés) estuvo detrás de un enfrentamiento en el sur del país en 2015 que resultó en la muerte de 60 personas, incluidos 44 comandos de la policía.
 
El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: AFP/VNA)


En su discurso la víspera ante las familias de los oficiales fallecidos de la Fuerza de Acción Especial de la Policía Nacional, Duterte criticó a su antecesor, Benigno Aquino, por ocultar los detalles de esa actividad que según él, es “una operación de la CIA”.

Aquino instruyó al entonces jefe de la policía, Alan Purisima, lanzar una operación el 25 de enero de 2015 para capturar al terrorista malayo Zulkifli bin Hir, alias Marwan, supuestamente escondido en el pueblo remoto de Mamasapano, en la provincia de Maguindanao.

Marwan, miembro del grupo Jemaah Islamiah, vinculado a la red terrorista Al-Qaeda, fue acusado por ser autor de diversos ataques con bombas en Filipinas. El Departamento de Estado de Estados Unidos ofreció una recompensa de cinco millones de dólares por su cabeza.

Duterte también ordenó la creación de una comisión para investigar la llamada masacre de Mamasapano de manera más profunda, incluida la participación de Washington en la operación.

De acuerdo con un informe del Senado de Filipinas acerca del caso, los soldados estadounidenses participaron en la operación al suministrar equipos e información de inteligencia a las fuerzas filipinas.

En el mismo discurso, Duterte dijo que no tiene planes de visitar Estados Unidos. Se trata de la primera vez que el mandatario filipino critica a Washington después de la asunción de Donald Trump como presidente de la nación norteamericana. – VNA