Fidel y el entonces primer ministro vietnamita, Pham Van Dong, en un mitín del pueblo de Quang Tri en 2971 en ocasión de la visita del líder cubano (Fuente: VNA)

Hanoi (VNA) – Recuerdos y pensamientos íntimos sobre Fidel Castro fueron compartidos por Pham Tien Tu, exembajador de Vietnam en Cuba y actual vicepresidente de la Asociación de Amistad entre los dos países.

Fidel fue el líder histórico de la Revolución Cubana, una antorcha de los movimientos de liberación nacional y las luchas por la paz, la independencia, la libertad y el progreso social en todo el mundo, afirmó Tien Tu durante una entrevista, realizada pocos días después de la desaparición física de Fidel, la cual conmovió a todo el pueblo vietnamita y le inspiró a evocar la memoria y exteriorizar su cariño hacia ese gran amigo del país indochino.

Los mensajes de condolencia de los dirigentes vietnamitas afirman que la vida y  obra de Fidel vivirá para siempre en la empresa revolucionaria cubana, y que su partida es una gran pérdida para el movimiento revolucionario de izquierda en América Latina y en el mundo, reiteró.  

El legado que dejó Fidel a sus compatriotas y los pueblos en América Latina y el planeta es un tesoro para la continuación de la lucha justa por una sociedad equitativa y democrática, la lucha a la que Fidel consagró toda su vida, aseguró.  

Recordó que en septiembre de 1973, Fidel Castro fue el primer y único jefe de Estado extranjero que visitó un territorio de vietnamita recién liberado de los invasores estadounidenses, donde reiteró la célebre frase “Por Vietnam, estamos dispuestos a dar hasta nuestra propia sangre” y expresó su convicción de la victoria final del pueblo indochino contra el imperialismo.

Más allá, Cuba estaba dispuesta a sudar por la causa actual de construcción de un país “diez veces más hermoso” como lo soñó el Presidente Ho Chi Minh.

En medio de la ampliación por Estados Unidos de la guerra destructiva en el Norte de Vietnam, Fidel convocó un movimiento solitario en Cuba y América Latina contra los actos yanquis, dijo.

Todas las noticias sobre Vietnam en ese período fueron transmitidas en los medios de comunicación de Cuba: un avión estadounidense derribado en el Norte, se lo informó en la isla; una victoria en el Sur, se lo celebró en Cuba; y a lo largo del proceso de liberación del Sur, cada punto liberado desde Buon Me Thuot, Hue y Da Nang hasta Saigón, fue marcado por Cuba con una estrella roja.

En todos los tiempos, Fidel fue la bandera de vanguardia en el movimiento solitaria con Vietnam, afirmó.  

Reivindicada la paz en todo Vietnam, Fidel obsequió al país cinco obras socioeconómicas, de ellas el hotel Thang Loi y la calle Xuan Mai, en Hanoi; las granjas de aves de corral Luong My y de vacas lecheras Moc Chau, y el hospital Vietnam-Cuba en Quang Binh (Centro).

Esos actos de beneficencia fue un símbolo de la solidaridad del internacionalismo proletariado entre Vietnam y Cuba, declaró.

Pese a su distancia geográfica, las dos naciones comparten la tradición heroica de luchar por la independencia nacional, el liderazgo de un Partido Comunista y el camino hacia el socialismo. Ambos países poseen ejércitos heroicos, pueblos heroicos y laborosos, y especialmente, líderes extradordinarios: Ho Chi Minh y Fidel Castro, destacó.

Esas similitudes son la raíz de las relaciones especiales entre los dos pueblos, recalcó y aludió a palabras del Presidente Ho Chi Minh, que las dos naciones son “hermanos gemelos, dos combatientes vanguardistas en los hemisferios oriental y occidental”.

En la ocasión, Tien Tu contó sus recuerdos sobre Fidel durante 13 años en Cuba.  

Durante 1976-1980, Tien Tu, uno de los 500 estudiantes vietnamitas enviados a Cuba en 1967, trabajó en la isla como secretario de las relaciones del Partido Comunista de Vietnam con su par de Cuba, el Partido Comunista Obrero y América Latina.

Desde 2000 hasta 2007, fue embajador de Vietnam en Cuba.  

La primera vez que conoció a Fidel de hueso y carne fue en 1968, cuando Tien Tu fue intérprete del líder cubano durante la visita de una delegación del Frente de Liberación nacional del Sur de Vietnam.  

“Entonces, Fidel me miró y me dijo que yo le recordaba a él mismo cuando era estudiante”, recordó.

Tien Tu también tuvo numerosas oportunidades de encontrarse con Fidel, en reuniones de alto nivel entre los dos países.  

“La ocasión más memorable es la reunión entre Fidel y el entonces primer ministro Pham Van Dong, antes de que este último realizó un recorrido por cuatro países latinoamericanos en 1979. Al despedirse del dirigente vietnamita, Fidel asignó a la mitad de su guardia el deber de proteger a Van Dong,” dijo.

En diciembre de 1995, cuando Fidel realizaba su segunda visita a Vietnam, un problema de salud redujo severamente la visión de Van Dong; pero cuando Fidel visitó su residencia, aún no entrando en la puerta, Van Dong se enteró de su presencia gracias al sonido de sus pasos. Me informó de la llegada de Fidel y me pidió recibirlo, contó.  

Eso recuerdo caló en mi mente como un símbolo de la solidaridad especialmente entre líderes de Vietnam y Fidel, concluyó. – VNA

VNA – SOC