Manila, 26 may (VNA)- Combatientes extranjeros están entre los militantes vinculados al grupo Maute, que juró lealtad al autodenominado Estado Islámico (EI) y está luchando contra las tropas gubernamentales en el sur de Filipinas, anunció hoy el portavoz del ejército filipino, teniente general Restituto Padilla.
Policias filipinas (Fuente: Reuter)


Durante una rueda de prensa en Davao, Padilla informó que algunos ciudadanos foráneos, incluidos malasios, indonesios y singapurenses, estuvieron en Filipinas para apoyar a los terroristas en la fabricación de bombas y capacitación de técnicas guerrilleras.

Agregó que algunos pistoleros foráneos fueron eliminados en las recientes campañas antiterroristas.

Con anterioridad, el ejército filipino ultimó a casi 40 militantes leales al grupo terrorista EI, entre ellos tres indonesios y un malasio, en un asalto terrestre y aéreo de gran envergadura en el sur del país.

Los mencionados extranjeros formaban parte de más de 160 combatientes del grupo de militantes Maute, que invadieron el martes la ciudad de Marawi, en la isla de Mindanao, según detalló el jefe del Estado Mayor General de las Fuerzas Armadas de Filipinas, general Eduardo Ano.

Precisó que ellos eran exmiembros del grupo rebelde Jemaah Islamiyah, que llevó a cabo los ataques con bombas en la isla indonesia de Bali en 2002.

Jemaah Islamiyah, vinculado a la red terrorista Al-Qaeda, surgió desde hace tiempo en el sur de Filipinas y ha entrenado a los locales en habilidades como la fabricación de bombas.

En otro acontecimiento relacionado, el ejército filipino emprendió hoy una operación para perseguir y aniquilar el grupo armado en la ciudad sureña de Marawi, inmediatamente luego de la aplicación de la ley marcial en la isla de Mindanao para encarar la situación violenta causada por los insurgentes islámicos.

Según las autoridades nacionales, el enfrentamiento entre el ejército y los insurrectos en Marawi se estalló el miércoles pasado luego de la detección por parte de las fuerzas de seguridad pública de la casa de refugio de Isnilon Hapilon, líder del grupo terrorista Abu Sayyaf en la urbe.

Anteriormente, el presidente filipino, Rodrigo Duterte, declaró la ley marcial de 60 días en de Mindanao, tras varios enfrentamientos en Marawi entre el Ejército y el grupo Abu Sayyaf, que juró lealtad al EI y de acuerdo con el mandatario, la ley podría prolongarse por un año.

Formado a inicios de los años 90 del siglo pasado, Abu Sayyaf está integrado actualmente por unos 400 extremistas islámicos y opera principalmente en la región meridional de Filipinas, donde ha realizado numerosos secuestros, ataques con bombas y asesinatos de rehenes.- VNA

VNA- INTER