Laboratorio en el Centro de Investigación y Enseñanza de Diseño de Circuitos Integrados (Fuente: VNA)
Pese a la gran influencia del mercado internacional, la industria de circuitos integrados (CI) de Vietnam aún está dotada de diversas potencialidades y oportunidades de crecimiento, gracias al mercado doméstico con cerca de 90 millones de pobladores.

Según las fuentes oficiales, la rama de tecnología semiconductor se ubica en la lista de nueve productos clave del país, planificada por el Gobierno, a través de los programas nacionales de renovación tecnológica y desarrollo de mercancías hasta 2020.

Valorando altamente la importancia del avance sectorial, Ciudad Ho Chi Minh aprobó en diciembre de 2012 el programa de desarrollo de la industria de CI en su territorio para el periodo 2013-2020, convirtiéndose en la localidad vanguardista del país en este ámbito.

Luego de dos años de ejecución, la mayor urbe sureña logró primeros éxitos en el diseño de microchips, con los ejemplares de VN801 de 8-bit, VN1632 de 32-bit, el Analog LDO TH7105 o SG8V1, junto con los productos en proceso de comercialización como localizadores en motocicletas y carros, y cerradura electrónica en contenedores, entre otros.

La metrópoli también acelera la construcción de fábricas de CI con una producción anual estimada de mil 800 millones de dispositivos e ingreso cercano a 90 millones de dólares al año.

En contribución a impulsar el proyecto, el Centro de Investigación y Enseñanza de Diseño de CI de la Universidad Nacional Ciudad Ho Chi Minh colaboró con Japón en el desarrollo y comercio del chip RFID (identificación por radio frecuencia) diseñado por primera vez por Vietnam.

Especialmente, la Zona de Alta Tecnología de Ciudad Ho Chi Minh firmó el 15 del mes pasado un memorando de cooperación con la Asociación nipón para el Desarrollo de Minimal Fab (MF), en la cual señala que Vietnam será la primera nación que reciba la tecnología MF.

Según expertos, la inversión en talleres con el método MF solo requiere un fondo de uno por mil frente al capital total para una fábrica normal.

De acuerdo con Le Thai Hy, director del Servicio municipal de Información y Comunicación, aunque la industria de semiconductor en Vietnam está por detrás del mundo, junto con el esfuerzo del Gobierno nacional, la nación indochina todavía puede aprovechar los “nichos” del mercado para impulsar el crecimiento de esta rama.

A lo previsto, los chips “hechos en Vietnam” pueden participar en aéreas de tráfico, electricidad y salud, mientras los RFID tienen oportunidad de aplicarse en diversos campos cotidianos como las tarjetas SIM o microchips en teléfonos celulares inteligentes.

En la actualidad, la industria de CI en Vietnam registra la presencia de los grandes grupos mundiales en el sector electrónico y telecomunicativo como Samsung, Foxconn, LG, Panasonic e Intel, lo que muestra la fertilidad de este mercado.

Para promover el crecimiento de la rama, Hanoi está perfeccionado sus recursos con fin de ganar poco a poco su propio mercado hasta 2017, al lograr hasta 150 millones de dólares del valor respectivo, formar dos mil expertos y crear más de 30 empresas científicas-tecnológicas dedicadas a la industria.-VNA