Hanoi, (VNA)- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, ordenó la suspensión de las negociaciones de paz con el Nuevo Ejército del Pueblo (NPA) hasta que este grupo armado se comprometa a poner fin a los atentados contra las fuerzas de seguridad gubernamentales en la isla de Mindanao.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte (Fuente: VNA)


El jefe de Estado del país sudesteasiático declaró al respecto horas después de un ataque al convoy presidencial y añadió que con el fin de acabar con el estado de impasse durante los últimos dos años de los diálogos, enviará prontamente a negociadores para debatir sobre el establecimiento de un acuerdo de cese del fuego bilateral.

Con el fin de reanudar las negociaciones, el grupo insurgente debe detener sus actividades contra el ejército, la policía y todas las referentes al chantaje.

El gobierno atribuyó al NPA el tiroteo realizado hoy en una autopista en Mindanao contra dos coches del grupo encargado de la seguridad del presidente.

[Filipinas impulsa establecimiento de región islámica autónoma]

El ataque ocurrió en el contexto de que Filipinas se empeña en eliminar a los sujetos armados en la ciudad de Marawi en Mindanao que juraron lealtad al Estado Islámico.

Duterte propuso el lunes pasado al Parlamento la prolongación de la ley marcial en Mindanao hasta el 31 de diciembre de este año. El día posterior, el NPA llamó a realizar atentados con el fin de demostrar la oposición a esa propuesta.- VNA