El Bun Cha ((fideos con carne asada), un plato cotidiano de vietnamitas (Fuente: VNA)
 

Hanoi (VNA) – Vietnam prepara el establecimiento de una asociación nacional de cultura gastronómica, que tiene como propósito promover ese tesoro en marca del turismo y convertir el país en “cocina del mundo”. 

Un panel de promotores de la fundación de esa organización fue formado recientemente, encargado de recabar la participación de expertos e investigadores en cultura y gastronomía en la asociación. 

El director general de la agencia de viajes Viettravel, Nguyen Quoc Ky, jefe de ese panel, dijo que la gastronomía podría ser la pionera en la promoción de la imagen del país, sin necesidad de un itinerario largo y una costosa infraestructura. 

El desarrollo de la gastronomía requiere y a la vez propulsa el avance de la industria de procesamiento alimentario, y entonces el arte culinario no sólo es meramente una parte de la cultura, sino también un motor para la expansión económica, analizó. 

Por ejemplo, en el caso de Sudcorea, si antes sus productos eran pocos conocidos en el mundo, después de sus esfuerzos por promover la cultura nacional, ahora sus mercancías y platos ganan el favoritismo en todo el planeta, impulsando el desarrollo económico, explicó. 

Asimismo, a los agricultores vietnamitas les falta una estrategia a favor de la producción limpia, y a los restaurantes, el asesoramiento para que conviertan los platos en piezas de arte y decoren espacios amigables y típicamente vietnamitas, afirmó. 

Además, los restaurantes de vietnamitas en otros países son también un canal de promoción eficiente, añadió. 

Obama sale de un restaurante de Bun Cha (Fuente: VNA)

Vietnam posee una gastronomía atractiva y diversificada a lo largo del país. Platos vietnamitas como Pho (sopa con fideos de arroz, sobre base de ternera o pollo), Bun Cha (fideos con carne asada, que degustó Barack Obama en su reciente visita a la nación), Banh Mi (bocadillo con verduras, encurtidos y una amplia gama de opciones de carne) y Nem (rollitos de primavera) aparecen en el mapa gastronómico del mundo. 

Sin embargo, queda mucho por hacer para transformar estos platos, y muchas delicias todavía pocas conocidas en el extranjero, en “embajadores de imagen” de la industria de ocio del país. – VNA