Hanoi, (VNA)- Al mencionar el oficio de tejer, muchas personas pueden pensar en trabajo para mujeres. Sin embargo, con una técnica nueva, la artesana vietnamita Phan Thi Thuan convirtió a los gusanos en tejedores de seda.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)


Los pequeños gusanos de seda están haciendo el trabajo de los tejedores. Después de "entrenar" a estos insectos, solo se necesitan unos pocos días para completar una manta de seda. Esta idea llegó a Phan Thi Thuan, del distrito My Duc de Ha Noi, hace cinco años, cuando la producción de seda en su aldea comenzó a disminuir.

Para empezar, los gusanos de seda seleccionados se colocan en una base de madera en terreno plano (el tamaño de la base depende de las dimensiones de las mantas). A partir de ese momento, los insectos empiezan a  hacer sus nidos en el suelo. En los días siguientes, comienzan a elaborar la seda. Cada gusano elabora un solo hilo de seda cruda de 400 metros a 500 metros de largo.

Sin embargo, la base debe ser colocada en un área con condiciones ambientales similares a la de sus capullos, con el fin de facilitar a los gusanos tejer la seda.

Thuan también tiene su propio jardín de moreras para alimentar a los gusanos, lo que permite elevar la calidad de los productos.

Según Nguyen Thi Thuong, cultivadora de morera, no utilizan ningunas sustancias químicas en el cultivo de morera porque los gusanos de seda son muy sensibles. Este tipo de insecto puede reaccionar contra las sustancias químicas y dejar de hacer fibras de seda, explicó. 

Los esfuerzos y la determinación de Thuan contribuyen a desarrollar la industria de la seda y son ampliamente reconocidos. Por esa razón ha sido merecedora de muchos certificados y premios, incluido el primer título nacional de innovación técnica de agricultores en 2015.