Hanoi, 28 ene (VNA)- Millones de familias vietnamita celebran hoy culto a Ong Cong y Ong Tao (genios de la tierra y dioses de la cocina), una celebración tradicional milenaria que tiene lugar una semana antes del Año Nuevo Lunar.

Foto de ilustración (Fuente: VNA)

Esta costumbre procede de una antigua leyenda que cuenta que cada año, el día 23 del último mes del calendario lunar, estos dioses de los fogones van al paraíso a rendirle cuenta al Emperador de Jade sobre las bondades y los defectos de cada familia.

Por tan significativo acontecimiento, todos los hogares vietnamitas están ocupados preparando platos típicos y bebidas en ofrenda a esas deidades guardianas de la cocina.

Se elaboran de manera cuidadosa las ofrendas, y se queman ropas hechas de papel, incluidos sombreros, mantos y calzados.  Con el deseo de hallar la buena suerte en el entrante año, es tradicional liberar carpas en lagos o ríos, que sirvan como vehículo para el viaje de Ong Cong y Ong Tao.

Después de despedir a los dioses, las familias siempre limpian y decoran sus casas por el advenimiento del Año Nuevo Lunar, con la creencia de que la purificación representa un buen comienzo.

En algunas zonas del país, se realizan otros ritos para rendir culto a esos dioses. Sin embargo, a pesar de esas diferencias, esta costumbre tradicional todavía representa una característica cultural que expresa el respeto de los vietnamitas a la vida familiar.

El fuego de la cocina simboliza la reunión familiar, abundante cosecha y desarrollo agrícola. Por eso, esta costumbre muestra las aspiraciones a la felicidad y prosperidad ante la llegada del Tet.-VNA