El presidente de Estados Unidos, Donald Trump, y el líder norcoreano, Kim Jong-un, en un encuentro en Hanoi (Fuente: Yonhap/VNA)
Pyongyang (VNA) – Estados Unidos y la República Popular Democrática de Corea (RPDC) mantendrán un diálogo positivo y se comprometerán a celebrar una nueva Cumbre, afirmó hoy la Agencia Central de Noticias de este país (KCNA).

Los dos líderes compartieron la conciencia sobre la importancia de cambiar sustancialmente las relaciones de hostilidad y desconfianza entre ambos países que duran décadas, sostuvo el medio norcoreano.

En esta segunda Cumbre, indicó, las dos partes apreciaron el progreso significativo logrado en la hoja de ruta histórica para implementar la Declaración Conjunta de Singapur. 

Sobre esa base, intercambiaron ideas de manera franca y constructiva sobre cuestiones prácticas, para abrir una nueva era hacia el mejoramiento de las relaciones entre Washington y Pyongyang, remarcó.

El artículo agrega que los dos líderes también discutieron sobre el desarrollo de los planes implementados, y escucharon mutuamente sus posturas sobre  los  problemas que deben resolverse para alcanzar las metas propuestas en la primera cumbre en Singapur el 12 de junio del año pasado.

Además, los líderes de los dos países dijeron que en el proceso de abrir un nuevo hito en las relaciones bilaterales puede enfrentar problemas, pero expresaron la certeza de que, si se dan la mano, superarán las dificultades.

Trump y Kim coincidieron en la importancia del respeto y la construcción de confianza mutua, que dan paso a oportunidades para fortalecer los nexos bilaterales a un nuevo nivel, concluyó.

El mismo día, el periódico Rodong Simun, portavoz del Partido del Trabajo de Corea, también confirmó que Pyongyang no renunciará a las negociaciones.

El periódico publicó muchas fotos que mostraban gestos amistosos en la conversación entre Kim y Trump, y dijo que los dos líderes tuvieron un intercambio constructivo y franco sobre sus puntos de vista acerca de los problemas reales, al abrir una nueva era para mejorar las relaciones entre Estados Unidos y Corea sobre la base del progreso.

La cita concluyó sin el previsto acuerdo conjunto, aunque el líder norcoreano Kim Jong-un propuso detener indefinidamente los ensayos nucleares y de misiles de largo alcance, mientras el presidente estadounidense Donald Trump se comprometió a no aumentar las sanciones contra Corea del Norte. 

Los analistas norcoreanos consideran que esos elementos constituyen un resultado positivo de la conferencia,  pues  ayudarán a mantener una atmósfera pacífica en la Península de Corea y en la región. -VNA