Manila (VNA)- El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte, anunció que la prohibición de envío de trabajadores a Kuwait se aplicará de forma permanente al referirse a las tensiones diplomáticas entre ambos países.

El presidente de Filipinas, Rodrigo Duterte. (Fuente: Xinhua/VNA)


Al hablar ante la prensa nacional en la ciudad de Dávao, en la isla de Mindanao, Duterte afirmó que no habrá más contrataciones de trabajadores domésticos.

Estadísticas de la Cancillería del país sudesteasiático indican que se registran alrededor de 220 mil trabajadores filipinos en la nación árabe del Golfo Pérsico y el 60 por ciento de ellos son empleados del hogar.

Con anterioridad, Duterte decidió prohibir a los compatriotas viajar a Kuwait para trabajar, tras la aparición de una serie de reportes sobre abusos y explotaciones laborales.

Según estadísticas, unos diez millones de filipinos trabajan en el extranjero y las remesas que envían a su país de origen desempeñan un rol importante en la economía nacional. Mientras, el país del Golfo es un mercado receptor grande de empleados con más de 170 mil filipinos.-VNA