Tokio, (VNA)- El Tribunal de primera instancia de la ciudad japonesa de Chiba sentenció a Yasumasa Shibuya a cadena perpetua por el delito de asesinar a la niña vietnamita Le Thi Nhat Linh. 

El acusado Yasumasa Shibuya (Fuente: VNA)


Con anterioridad, el sujeto negó todas las acusaciones en su contra durante el proceso de enjuiciamiento y argumentó que las pruebas presentadas por la Fiscalía eran falsas.

Sin embargo, la Procuraduría de Japón propuso el 18 de junio pasado la pena de muerte para Yasumasa Shibuya por considerar que se trata de un crimen despiadado y cruel contra una persona en condición desventajosa.

Representantes de la procuraduría confirmaron que Shibuya es culpable de la muerte de la pequeña de nueve años de edad, y aseguraron que existen pruebas contundentes para tal afirmación, como la presencia de su ADN en el cadáver de la víctima.

Se trata de un caso que conmocionó a la comunidad local en la ciudad de Matsudo, Chiba, ya que Shibuya era el presidente de la asociación de padres de familia en la escuela de la menor.

Detenido el 4 de abril, el sujeto, de 46 años de edad, fue procesado por los cargos de asesinato y abandono del cuerpo sin vida de la niña, después de demostrarse que el ADN hallado en el cuerpo de la víctima coincidía con el del acusado.

Nhat Linh desapareció el 24 de marzo poco después de salir de su casa mientras caminaba hacia la escuela. Dos días después su cadáver se encontró en el área de Abiko, en Chiba. Evidencias en su cuerpo conducen a la posibilidad de que fuera estrangulada. – VNA