Hanoi, 10 oct (VNA) - Lagardere Sports firmó un acuerdo para transferir los derechos de transmisión de la próxima Copa Sudesteasiática de Fútbol-2018 (AFF Suzuki Cup), que tendrá lugar del 8 de noviembre al 15 de diciembre, anunció la Federación de Fútbol de Vietnam (VFF). 
Foto de ilustración (Fuente: VFT)

En virtud del contrato, Next Media será la emisora y distribuidora exclusiva de todo el sistema de televisión de pago en el país a través de satélite, cable, radio, internet, transmisión de redes móviles y proyección pública en el territorio de Vietnam. 

Junto con la Televisión de Vietnam (VTV), que posee los derechos exclusivos del torneo, Next Media es la única emisora que acerca la Suzuki Cup-2018 de la Federación de Fútbol de la ASEAN (AFF) a los fanáticos vietnamitas a través de todos los medios de comunicación, incluidas las redes sociales.

Los espectadores pueden acceder al torneo de manera fácil y rápida con  sus dispositivos.

En particular, Next Media también compró los derechos de proyección pública, lo que significa que cualquier unidad o empresa que desee organizar la proyección del torneo en lugares públicos debe solicitar su autorización.

Un total de 26 partidos se celebrarán durante el certamen, en el que  el equipo nacional de Vietnam estará en el Grupo A junto con Malasia, Myanmar, Camboya y Laos.

A partir de la edición de este año, el evento se realizará con el formato ida y vuelta, a fin de crear oportunidades para que  los fanáticos puedan disfrutar en vivo los partidos de su equipo favorito y ampliar la popularidad de este deporte en la comunidad.

Vietnam enfrentará a Laos en su primer partido el 8 de noviembre. Luego jugará contra Malasia el 16 de noviembre, con Myanmar el 20 y con Camboya el 24 del propio mes.

La selección ganadora recibirá 200 mil dólares, el subcampeón 75 mil dólares y el tercer lugar 50 mil dólares.

El equipo vietnamita es favorito después de sus buenas actuaciones en los recientes Campeonatos Sub-23 de la Copa Asiática de este deporte y los Juegos Asiáticos.

Se trata del último torneo de fútbol en el que competirá la selección vietnamita este año, y una buena oportunidad para que el equipo y su entrenador sudcoreano Park Hang-seo traigan a casa el trofeo.-VNA