Hanoi,  (VNA)- El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc, presidió hoy en esta capital la primera reunión de la Dirección nacional para la superación de las consecuencias de bombas, minas y elementos químicos tóxicos después de la guerra en el país.

El primer ministro de Vietnam, Nguyen Xuan Phuc (Fuente: VNA)


El también jefe de la conocida como Dirección 701, que fue presentada oficialmente en abril pasado, destacó el avance de las labores  concernientes y la coordinación estrecha entre los órganos involucrados, así como la divulgación eficiente de las informaciones sobre el tema y el impulso enérgico de la cooperación internacional en esas misiones.

Por otro lado, Xuan Phuc resaltó la atención prestada a las víctimas de bombas, minas y elementos químicos tóxicos después de guerra.

También resaltó los esfuerzos por perfeccionar la estructura de la Dirección y su empeño por emitir estatutos y regulaciones referente a las  actividades del Grupo de asociación en las labores correspondientes.

Tras afirmar que la superación de las secuelas de bombas, minas y elementos químicos tóxicos después de guerra se considera una misión importante de Vietnam, el jefe de Gobierno exhortó a resolver las deficiencias existentes para elevar la calidad de las actividades correspondientes.

Continuó que ese logro contribuirá a garantizar el entorno, impulsar el desarrollo socioeconómico nacional y limitar al máximo las afectaciones sobre la salud de la población de la dioxina (agente muy tóxico espacido por Estados Unidos durante la guerra).

Asimismo, abogó por reajustar los lineamientos y políticas sobre la indemnización a las personas que se unieron a la revolución y sufren afectaciones de dioxina, así como a sus hijos.

En especial, Xuan Phuc hizo hincapié en la necesidad de prestar atención al cuidado de la salud de la tercera generación de los residentes en zonas contaminadas por artefactos explosivos y el agente naranja.

Al referirse a la cooperación internacional, valoró altamente el significado del proyecto de coordinación entre Vietnam y Hungría para implementar las tareas al respecto en las provincias de Ha Giang, Lao Cai, Cao Bang, Quang Nam y Quang Tri.

Sobre la base de las propuestas presentadas en la reunión, el Premier exigió perfeccionar los informes sobre las políticas sociales y de salud destinadas a respaldar a las víctimas de dioxina/agente naranja y también sobre la cooperación con la comunidad internacional en esas misiones.

Según estadísticas de la Dirección, más de nueve mil de las 11 mil comunas en el país están contaminadas por bombas y minas remanentes de las guerras y la superficie  de las tierras afectadas totalizan alrededor de seis millones 100 mil hectáreas. Hasta el momento, se han logrado descontaminar cada año 50 mil hectáreas.

Mientras, gracias a la cooperación entre el Ministerio de Defensa y la Agencia de Estados Unidos para el Desarrollo Internacional, fueron tratados unos 160 mil metros cuadrados de suelos afectados por dioxina en el aeropuerto de Da Nang.

Según datos de la Asociación de Víctimas del agente naranja/dioxina de Viet Nam, durante el lapso 1961-1971 la aviación norteamericana roció 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos de dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos reconocidos por el hombre.

Se trata de la guerra química más larga y de mayor envergadura en la historia de la humanidad.

Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas al agente naranja. Entre los efectos, aún visibles más de 40 años después, están  las deformaciones severas, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos, y la aparición de cáncer.-VNA