Thanh Hoa, Vietnam, 14 may (VNA)- Los valores épicos, profundos y pletóricos de la identidad artística tanto tradicional como moderna fueron las huellas que dejó el programa conmemorativo de los 990 años de la fundación de la provincia central de Thanh Hoa (1029-2019) en el corazón de los espectadores.
Una actuación artística del programa conmemorativo de los 990 años de la fundación de la provincia central de Thanh Hoa (Foto: es.nhandan.com.vn

Las evidencias históricas confirmaron que en la dinastía Ly, concretamente en el segundo año del imperio Ly Thai Tong (1929), la región de Ai Chau cambió su nombre por Thanh Hoa. Con el transcurso del tiempo, en este lugar convergen los legados culturales de diversos períodos de la historia, desde las dinastías de Ly, Tran, Ho, Le posterior y Nguyen hasta la era del presidente Ho Chi Minh, marcada por las dos resistencias contra el colonialismo francés y el imperialismo estadounidense, la época de cicatrización de las heridas de guerra y la etapa de renovación, integración internacional y desarrollo nacional.

De esta manera, retratar la historia y la profundidad cultural de la tierra de Thanh Hoa en solo 90 minutos con un lenguaje artístico fue un gran reto para quienes elaboraron el acto conmemorativo. Esta es la razón por la cual el director Le Quy Duong, cuyo prestigio ha sido confirmado gracias a su talento en el montaje de 50 eventos culturales y artísticos de gran importancia, realizados tanto en el país como en el exterior, fue el elegido por el Comité organizador para elaborar el guión y dirigir la gala.

Además, el Comité del Partido y el gobierno provincial fundaron un consejo consultivo compuesto por investigadores de historia altamente calificados para realizar un análisis y crítica acerca del programa, con un criterio objetivo y científico. Bajo el título 'Brillando con montañas y ríos de la nación', la velada resaltó los grandes aportes de esta tierra sagrada con los hombres sabios a la gloriosa historia de construcción y defensa de la patria. Esta cita artística fue la combinación de diversos géneros artísticos y el entrelazamiento estrecho entre factores tradicionales y modernos, resaltando la magnitud, la creatividad y la singularidad.

La plaza de Lam Son, ubicada en esta localidad, se convirtió en el escenario espléndido del evento. En el centro de la escena, de 100 metros de largo, se reprodujo la imagen de la cara exterior del tambor de bronce, de 15 metros de diámetro, para honrar al instrumento original que actualmente se adora en el templo de Dong Co, el más antiguo en este territorio central.

Los dos lados del escenario se decoraron con símbolos icónicos de la provincia, tales como la ciudadela de la dinastía Ho, la escultura de Le Loi, hijo ilustre de Thanh Hoa quien derrotó a los invasores Ming deh China y recuperó la independencia nacional, el puente de Ham Rong y los parques industriales modernos. A su alrededor se colocaron 27 columnas de antorchas que simbolizan las 27 unidades administrativas de la provincia de Thanh Hoa. El toque acelerado y constante de los tambores, combinado armoniosamente con otros sonidos de percusión, dio inicio al espectáculo, en la obra denominada "La historia sobre el Dios del tambor". El programa siguió con tres capítulos que relatan la tierra sagrada de personajes extraordinarios, la tradición heroica y el anhelo por la prosperidad.

Las interpretaciones de artes populares vietnamitas de Tuong (Teatro clásico) y Cheo (Drama clásica), y otros géneros artísticos como recitación, oración clásica, proclamación y poemas clásicos, se entrelazaron de manera sutil con las canciones, la danza y la música del tambor de bronce, sobre la base de la aplicación de arte estático y dinámico, en combinación con las técnicas de puesta en escena, el sonido, la iluminación y la proyección de vídeos, creando un panorama colorido y rico de valores artísticos.

En el primer capítulo, el público se sorprendió por la pieza titulada “Alma de ríos y montañas” en la cual el autor montó un escenario para una actuación de Tuong (Teatro clásico) en medio del estruendo del tamborileo, donde aparecieron 12 generales que simbolizan las montañas y los ríos sagrados de la nación. En otra pieza denominada “Llama el nombre de la tierra natal”, el director utilizó el arte de la narración y el ingenio verbal de Cheo (Drama clásica) para representar la imagen de un maestro confucianista que impartía clases para explicar el origen del topónimo Thanh Hoa.

Mientras, el segundo capítulo trajo a los espectadores la obra titulada “Canción de defensa nacional”, la cual dejó huellas impresionantes gracias al exitoso montaje de una gran escena teatral dedicada al Tuong (drama clásico), destacada con demostraciones de artes marciales entre el sonido de tambores, junto a interpretaciones de danzas con banderas, espadas y sables en forma de dragón, lanzas y tambores de bronce.

El tercer capítulo emocionó a los espectadores con el segmento teatral denominado "Anhelo por la paz". Esta parte también cerró el programa con la interpretación de un coro de las mejores canciones en honor de la provincia de Thanh Hoa, además de las danzas que trasmitieron mensajes sobre la aspiración, la esperanza y el resurgimiento de este territorio. Los fuegos artificiales se utilizaron tres veces para crear efectos especiales en el escenario, cada una de estas veces se lanzaron 990 tubos de pirotécnica, igual al número de años de la celebración del aniversario de la localidad, destacando la grandeza y la brillantez del espectáculo y sorprendiendo al público. – VNA/Nhan Dan