Kuala Lumpur  (VNA)- Los resultados de la investigación sobre la desaparición "misteriosa" del vuelo MH370 de Malaysia Airlines en 2014 fueron publicados hoy, aunque no pudieron aclarar las causas de la tragedia, según informó el jefe del equipo de investigación, Koh Soo Chon.
Escenario de la rueda de prensa (Fuente: VNA)

Soo Chon apuntó que el equipo a cargo de las averiguaciones no logró identificar las causas del incidente y puntualizó que la verdad sólo se podrá dar a conocer cuando se encuentre el avión.

De esta forma, la desaparición del MH370 continúa siendo  uno de los mayores enigmas de la aviación contemporánea, que aún genera diversas teorías sobre lo ocurrido, algunas de las cuales descartan una precipitación al mar.

Después de poco más de cuatro años esperando la publicación de los resultados de la investigación, familias de las víctimas mostraron descontento y disconformidad.

El 8 de marzo de 2014, un Boeing 777 de Malaysia Airlines perdió contacto cuando realizaba el vuelo número MH370 desde Kuala Lumpur hacia Beijing, con 239 personas a bordo. Se supone que el avión se desvió y cayó en las aguas en el Sur del Océano Índico frente a la costa occidental de Australia.

Una campaña de búsqueda sin precedentes en la historia se inició con la participación de Australia, Malasia y China, pero hasta la fecha sin resultado alguno. La localización del avión, el destino de los pasajeros, así como la causa de esa tragedia son un misterio hasta hoy.

La búsqueda fue detenida en enero de 2017 tras una inversión de 159 millones de dólares y sin conseguir algún resultado relevante. En octubre pasado, el gobierno malasio firmó un acuerdo con la empresa de exploración del fondo del mar Ocean Infinity, con sede en Estados Unidos, para reanudar la búsqueda. Australia ofreció asistencia técnica a ambas partes. 

Malasia acordó pagarle a la firma estadounidense hasta 70 millones de dólares si encontraba la aeronave. Sin embargo, la búsqueda finalizó sin resultados favorables.

El buque Seabed Constructor de la compañía estadounidense Ocean Infinity, el más moderno del mundo, transportó ocho vehículos subacuáticos automáticos, embarcaciones sumergibles que pueden buscar en una amplia área del lecho marino mucho más rápido que los escáneres atados que se usaron en búsquedas anteriores.– VNA