Según cuenta la historia, el arroz roto en el pasado era un plato popular entre los trabajadores pobres.

El arroz roto se consideraba como producto secundario, barato y a menudo fue utilizado como alimento para animales.

Debido a las condiciones de vida difíciles, hubo años en los que los pobladores vietnamitas utilizaban el arroz roto para cocinar.

Ese producto llenaba el estómago a un precio menor, lo cual era adecuado para satisfacer las necesidades de las personas en ese momento.

Luego, el arroz roto se hizo popular en todo el país, y se sirve como desayuno en varias localidades.

Esa comida es uno de los platos populares  que deben probar los turistas al llegar a Ciudad Ho Chi Minh.

El arroz roto se ha convertido en un símbolo de cruce cultural entre las cocinas oriental y occidental.

Se come el plato de arroz con tenedor al estilo occidental, acompañado con carne a la barbacoa, al estilo francés, rollos de huevo chinos, piel de cerdo rebanada al estilo del Norte de Vietnam, y salsa agridulce de la región sureña.

Esa milagrosa combinación  ha creado un plato único.