Hanoi, (VNA) Difundido en Vietnam desde hace más de dos mil años, el budismo se ha convertido en la religión más influyente en este país, con 12 millones de seguidores. Por eso no es una sorpresa que aquí se encuentren numerosas pagodas hermosas, las cuales son tesoros no solo de los creyentes sino también de toda la comunidad.

Pagoda en Vietnam (Fuente: VNA)

La Pagoda Tran Quoc, ubicada en el distrito céntrico de Ba Dinh, en Hanoi, es una de las más antiguas en Vietnam, con casi  mil 500 años. Su nombre significa “guardián de la Patria”.

La imponente construcción por encima de un lago tranquilo posee grandes valores históricos y arquitectónicos. Aquí se encuentran valiosas estatuas, sobre todo la del Buda en la nirvana, hecha de madera y dorada.

Mientras, la pagoda Bai Dinh forma parte del conjunto de vestigios de la otrora capital Hoa Lu, en la provincia norteña de Ninh Binh.

Situada a 95 kilómetros de Hanoi, se considera la pagoda más grande de Vietnam y posee otros récords como la mayor estatua de bronce de Buda y la mayor cantidad de esculturas de arhats, quienes según la doctrina religiosa han alcanzado el nirvana gracias a su entendimiento profundo sobre la verdadera naturaleza de la existencia.

Un tesoro de la provincia septentrional de Quang Ninh, la pagoda Ba Vang, encara un río y se respalda en una montaña, a la vez que está rodeada por un bosque de pinos.

Construida en 1676, la majestuosa obra arquitectónica posee grandes estatuas de Buda y especialmente, el mayor tambor hecho de un solo tronco.  

El último sitio que les invitamos a visitar es la Pagoda de los Murciélagos, localizada en la provincia sureña de Soc Trang, un complejo arquitectónico sin réplica del Delta del Río Mekong.

Los visitantes pueden contemplar aquí la belleza de una pagoda de más de 400 años de antigüedad y particularmente, miles de murciélagos que viven en el área.