Manila (VNA) - El ejército de Filipinas informó que durante una incursión a gran escala abatió a 24 personas sospechosas de apoyar al grupo autodenominado Estado Islámico y reivindicó su bastión en el Sur del país.

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Restituto Padilla. (Fuente: AFP)

El portavoz de las Fuerzas Armadas de Filipinas, Restituto Padilla, resaltó que cerca de dos mil soldados participaron en la campaña de varias semanas en la ciudad Butig en la provincia Lanao del Sur. 

Seis militares murieron y una docena resultó herida en la operación, agregó. 

El 20 de febrero, unos 40 militantes atacaron un campamento del ejército en Butig, una región predominantemente musulmana, a unos 840 kilómetros al Sur de Manila. 

Más militantes, algunos de ellos con símbolos de EI, se sumaron luego a la lucha, lo que llevó al ejército a desplegar tres batallones de soldados apoyados por helicópteros de asalto y fuego de artillería. –VNA