Hanoi, 02 nov (VNA)- La Cumbre del Foro de Cooperación Económica Asia- Pacífico (APEC) posee, en medio del complejo contexto mundial, un especial significado al figurar como un espacio para el debate de las soluciones destinadas a convertir los desafíos en fuerza de impulso con vistas a un crecimiento enérgico y sostenible de la región.

Foto de ilustración (Fuente: SlideShare)


En ese sentido, varios especialistas opinaron que a casi tres décadas de su fundación  y desarrollo, el APEC consolida cada vez más su papel como la locomotora de la región en el proceso de crecimiento y conexión global.

El bloque contribuye en gran medida a impulsar el desarrollo dinámico de Asia- Pacífico para elevar así la posición geoeconómica y geopolítica de la región en la arena mundial.

Sin embargo, ante los grandes cambios de la zona debido al contexto mundial marcado por fluctuaciones impredecibles, el APEC enfrenta también ciertos desafíos en términos de economía- comercio, asuntos sociales y seguridad- política.

Según los expertos, los retos originados por el entorno económico y social global han influido en gran medida en las perspectivas de desarrollo del APEC en particular y de Asia- Pacífico en general.

Citaron como ejemplo el modesto e inestable ritmo de crecimiento de la economía mundial y la tendencia alcista del proteccionismo, así como el latente riesgo de las represalias comerciales.

Por otro lado, el incremento de la desigualdad dentro de una misma economía y también entre las miembros del APEC, que se refleja claramente mediante la brecha de desarrollo entre las mismas (el ingreso de las primeras economías son 40 veces mayores de las de limitado avance), constituye otra gran barrera para el progreso estable del bloque, agregaron

Los desafíos se notan además en los asuntos sociales y medioambientales como la contaminación del entorno, el cambio climático, el envejecimiento de la población, la pobreza y la acelerada urbanización.

Asia- Pacífico figura actualmente como la región más afectada por los desastres naturales al sufrir el 70 por ciento de las calamidades  y el 90 por ciento de los terremotos acontecidos en el mundo, pormenorizaron.

El cambio climático, las catástrofes naturales y la contaminación ambiental agravan la situación actual de la inestabilidad en el ámbito de la seguridad alimentaria en la zona, que cuenta con el 60 por ciento del número de los pobres registrado en el mundo.

Esos mismos factores son las razones de que el APEC priorice en 2017 la garantía de seguridad alimentaria y el impulso del desarrollo de la agricultura de alta tecnología.

Otro reto social se  manifiesta en el contingente laboral. Según estadísticas oficiales, pese a poseer el 40,5 por ciento de la población global, la agrupación cuenta con casi el 50 por ciento del número de personas en edad avanzada en el mundo.

La mayoría de las economías miembros del APEC, especialmente China, Rusia, Estados Unidos y Japón, encaran los desafíos referentes al envejecimiento de la población.

Por otra parte, los impactos de la cuarta revolución industrial, la aplicación de las tecnologías avanzadas y la automatización plantean al contingente laboral de la región nuevos retos, incluido el riesgo del aumento del desempleo e incluso Estados Unidos, una gran potencia, tampoco escapa de esa realidad.

Esos mismos problemas originarán inestabilidad en la vida de la población y también en el campo político.

Los especialistas señalaron también otro gran reto que se origina del los cambios en el escenario político y de seguridad mundial, tales como la existencia de numerosos conflictos geopolíticos y la falta de solución para algunos puntos candentes en tema de seguridad y política.

La compleja evolución de la situación política en algunos países en la región y los riesgos latentes del terrorismo, separatismo, populismo y nacionalismo extremo también figuran entre las otras dificultades que enfrenta el bloque.- VNA

VNA- INTER