Hanoi (VNA) - El Centro de Tecnología de Tratamiento Ambiental del Alto Mando de Química de Vietnam y la corporación japonesa Shimizu acordaron la cooperación en la aplicación piloto de tecnología de tratamiento de dioxina en el aeropuerto de Bien Hoa, en la provincia survietnamita de Dong Nai. 
El Centro de Tecnología de Tratamiento Ambiental del Alto Mando de Química de Vietnam y la corporación japonesa Shimizu firman acuerdo de cooperación en el tratamiento de dioxina (Fuente: VNA)

En la ceremonia efectuada la víspera aquí para anunciar el Memorando de Entendimiento al respecto suscrito por ambas partes, se destacó que esta asistencia se propone superar los efectos nocivos de la toxina que queda como secuela de la guerra y estudiar los métodos para purificar el terreno contaminado por esa sustancia.

Un representante de la corporación Shimizu introdujo una tecnología que permite limpiar los suelos infectados con dioxina, y que consiste en una combinación del lavado del terreno y el uso de la técnica de combustión, que podría reducir el desperdicio y generar una mayor eficiencia económica.

El proyecto comenzará en noviembre de 2018, mientras que la recuperación del campo se llevará a cabo desde mediados de enero hasta abril de 2019.

El área que rodea el aeropuerto de Bien Hoa contiene altos niveles de esa sustancia química y se considera uno de los puntos "calientes" con mayor concentración de dioxina en el país. 

Según las evaluaciones de Vietnam y Estados Unidos, se deben tratar aproximadamente 500 mil metros cúbicos de tierra contaminada con dioxina en el aeropuerto, lo que requiere una gran cantidad de capital y tecnología. 

Datos de la Asociación de Víctimas del agente naranja/dioxina de Vietnam señalan que durante el lapso 1961-1971 la aviación norteamericana roció 80 millones de litros de herbicida que contenían 400 kilogramos de dioxina, uno de los componentes químicos más tóxicos reconocidos por el hombre. 

Se trata de la guerra química más larga y de mayor envergadura en la historia de la humanidad. 

Más de cuatro millones 800 mil personas resultaron expuestas al agente naranja. Entre los efectos, aún visibles más de 40 años después, están deformaciones severas, daños cerebrales y físicos, defectos congénitos y diferentes tipos de cáncer.

Datos oficiales señalan que en Vietnam alrededor de seis millones de hectáreas están aún contaminadas por bombas, minas y dioxina. 

Durante la guerra pasada, las tropas estadounidenses lanzaron 15 millones 350 mil toneladas de bombas y minas sobre el territorio del país indochino.-VNA