Quang Nam, Vietnam (VNA)- Situado junto al  casco antiguo de Hoi An, Patrimonio Cultural Mundial,  y la Reserva de la Biósfera de Cu Lao Cham (Islas Cham), el bosque de las palmas de agua de Cam Thanh es un sitio turístico atractivo para los visitantes.


A unos tres kilómetros de Hoi An, el inmenso bosque de cocos de Cam Thanh, considerado el pulmón verde de la ciudad, parece una miniatura del delta del río Mekong. La única diferencia entre ellos quizás sea el medio de transporte utilizado.

En el delta del Mekong, las personas viajan en botes de madera de tres tablas (xuong ba la) mientras en Cam Thanh, usan botes de mimbre (thung chai) para ir al bosque de cocos. Sentarse en un barco, navegar bajo los cocoteros, y contemplar el hermoso paisaje de una región rural acuática hacen que los visitantes se sientan apegados a este lugar.

Según los lugareños, el bosque de cocoteros ha existido por más de 200 años. La variedad de cocos de la zona fue traída por los inmigrantes del sudoeste (Tay Nam Bo), y se ajustaba perfectamente a las condiciones favorables del suelo y el agua de la región. Al principio, el bosque era de solo siete hectáreas, en la actualidad, tiene una superficie de más de 100 hectáreas.

Durante generaciones, el bosque de cocoteros, que alberga numerosas especies acuáticas, ha protegido a los aldeanos de Cam Thanh de las olas del mar y salvaguardado la Reserva de la Biósfera de Cu Lao Cham.

Solo por 150 mil dong vietnamita (aproximadamente siete dólares estadounidenses), se puede alquilar un thung chai para dos personas con un barquero para descubrir la belleza salvaje del bosque de las palmas de agua.
Durante dos horas en canales pequeños bajo los cocoteros verdes, los visitantes experimentarán muchas cosas interesantes, como escuchar dulces canciones folclóricas interpretadas por el barquero y ver a los lugareños pescando cangrejos y peces. También disfrutarán de la aventura de sentarse en el thung chai. En este transporte tan especial, los visitantes tienen que agarrarse fuertemente al bote para evitar caerse, lo que les provoca excitación.

Según Do Van Tien, miembro del equipo de thung chai en Cam Thanh, el pueblo de Van Thanh tiene más de 300 botes. En verano, muchos turistas visitan el lugar, y son principalmente de Sudcorea, China y algunos países europeos.

Después del viaje para descubrir el bosque silvestre de las palmas de agua, los turistas pueden quedarse en el muelle, disfrutando de leche de coco y observar toda la inmensa área de agua con verdes cocoteros. Esta pacífica escena brinda una relajación que los visitantes nunca pueden olvidar, así como el deseo de regresar a este sitio.-VNA